martes, 7 de mayo de 2019

Partidas abril 2019


Buen ritmo de partidas en abril, 132, con 8 descubrimientos que os paso a comentar brevemente.

Fantasy Realms

Pequeño juego, casi microjuego, en el que con un mazo de cartas haremos un pseudo draft: El objetivo es conseguir una mano de siete cartas que puntuarán según sus sinergias (positivas y negativas) al final de partida, la cual acaba cuando hay diez cartas descartadas en el centro de la mesa (en tu turno robas una carta del mazo o del descarte y descartas otra para volver a tener siete).

Hay opiniones muy polarizadas sobre este juego. En mi caso opino sin excesos: no me parece la mierda que dicen algunos ni tampoco la genialidad que dicen otros, aunque si tengo que decantarme por una opción me decanto claramente por la positiva.

Sencillo y original (ojo, digo original, que luego se nos llena la boca con la falta de mecánicas e ideas novedosas) poco más se le puede pedir a un juego que consiste únicamente en un mazo de cartas. Funciona bien y lo que aporta para su corta duración es perfecto. 


Im reich der Wustnsöhne

Pésima viejunada del autor de Catán, Hoity Toity y Domaine. 

Poco que decir sobre este tan mal diseño de colocación de losetas.

No vale ni para leña.




Tyrants of the Underdark

Buen juego de mayorías y deckbuilding ambientado en el mundo de D&D. 

Sencillo, directo y lleno de confrontación el juego tiene su miga y ofrece una bena dosis de diversión y lucha en la hora que dura. 

Contentísimo con esta compra.

Spirits of the forest

Lavado de cara del filler Richelieu de Michael Schacht que en otras épocas estuvo buscadísimo.

Salvo un lavado de cara notable nada aporta este juego respecto a su predecesor pues son idénticos en mecánicas.

Un filler majo sin nada espectacular 

Railroad Ink rojo

Los roll&write están de moda y a mí personalmente me tienen un poco aburrido.

Dentro de los R&W tenemos los juegos de tachar y los de crear rutas. Railroad Ink es de los segundos.

No son mi estilo de juego y no me apetece volver a jugarlo, la verdad.



Musa

Había leído buenas críticas de este juego y siento decir que me pareció un tostón descomunal. Las pistas me resultaron  muy poco graciosas y ayudaban poco a desarrollar el juego y la imaginación. Además, creo que las ilustraciones son muy poco inspiradoras.

No encuentro ningún motivo para sacar este juego antes que un Dixit.

Fracaso absoluto.


Stone Age edición aniversario

Pocos cambios de esta edición respecto al clásico. 

La novedad principal es el nuevo diseño gráfico que incluye la versión antigua por un lado de los tableros y a versión de invierno por el otro.

La nueva versión invernal incluye dos microexpansiones (animales salvajes e iglús) que poco aportan al juego.

Por último, el nuevo lado del tablero permite ganar puntos extra mediante la entrega de un material adicional cuando compramos carta o adquirimos algunas losetas.

Poco cambio respecto al principal, pero buena compra si eres muy fan o no tenías el juego original, como es mi caso.


Tras casi ochenta partidas creo estar en condiciones de opinar sobre el juego con algo de criterio (si es que alguna vez lo tuve).

Dejando de lado el tema publicitario, la sobreexposición mediática y las expectativas que cada uno tuviese con este diseño,  Wingspan es un estupendo juego familiar que ha sido creado con mucho mimo y cariño (tanto en lo que se refiere componentes como en la combinación de mecánicas y tema).

El resultado de este acto de amor es un juego de combos (pocos pero suficientes para los 40 minutos que dura una partida con jugadores expertos), con poca interacción y con decisiones interesantes que tomar teniendo en cuenta lo que dura una partida.

Estamos pues ante un familiar con unas cuantas decisiones interesantes  que, como casi todo juego de cartas, tiene un componente de azar importante y que en este caso se mitiga difícilmente.

Si vemos el juego como lo que es, un familiar plus, el juego cumple con notable alto.
Culos duros y jugadores que busquen combos brillantes no son los destinatarios de este juego.

Dada su poca interacción el juego escala bien y aumentar el número de jugadores sólo aporta más duración, así que 2, 3 ó 4 es un número aceptable si los jugadores son chisposos, pero a 5 jugadores no sería nunca mi opción.

Especialmente brillante es el sistema "automa"  pues Wingspan aporta un modo solitario fantástico y de un alto nivel de exigencia. El modo solitario está pensado para derrotar a la máquina (no es un "supera tu mejor puntuación") y esa misión no es nada fácil al máximo nivel de dificultad.

Tras tantas partidas creo que el juego solitario es muchísimo mejor que el estándar. Cuando juego con otros jugadores no me da la sensación de controlar la partida, el azar es demasiado relevante. Que no gane siempre el jugador más experimentado es un mal síntoma para un juego  de combos.

A pesar de estos apuntes negativos la opinión de Wingspan sigue siendo buena. No creo que sea el juegazo que muchos dicen, ni que merezca estar entre los 100 primeros de la BGG (aunque ésa es una lista de lo que se desea jugar, no de lo mejor), pero aún así estamos ante un familiar notable que cumple perfectamente con lo que debe ofrecer un juego de su peso.

Y hasta aquí los descubrimientos de abril.

Seguimos preparando el especial décimo aniversario de Carson City para celebrar también mis cien partidas en la mesa.

Hasta pronto. 



lunes, 8 de abril de 2019

Partidas en marzo de 2019


Se acabó el primer trimestre y lo cerramos con 96 partidas en marzo, la mayoría a juegos clásicos y que apetece jugar siempre. Sólo 8 estrenos con diferentes sensaciones. Ahí van.

Karuba de cartas

Sencillísimo juego infantil muy simple pero con su gracia en las apuestas/cálculo.

A pesar de ser tan sencillo y diferente al juego original mantiene las sensaciones del Karuba grande.

Se puede quemar rápido, pero es un diseño aceptable que seguramente triunfará con los pequeños. No obstante, teniendo el Karuba original sólo entiendo jugar/comprar éste por cuestiones de presupuesto.


Osopark

Otro juego para jugar con niños y que tampoco es especialmente brillante. De los diseños más flojos de Phil Walker-Harding este Osopark es un juego de puzzle que entretiene pero al que le falta algo de chispa. 

Así que estamos en definitiva ante un poco sosete, pero que tampoco es para quemarlo en San Juan. Un diseño que cumple, pero sin enamorar. Me juego un Patchwork antes que un Osopark.





Shadow Hunters

Juego de roles ocultos más simple que el mecanismo de un botijo.

Es un juego que quería probar desde hacía tiempo y ha sido una pequeña decepción tras dos partidas poco chisposas y planas.

Diseño dependiente del grupo que en general no mejora ningún otro juego de roles ocultos que suele ver mesa en casa. 



Trapwords

Juego de palabras que le da una vuelta al clásico Tabú. Aquí las palabras vetadas las establecen los propios jugadores, que reciben una palabra que deberá adivinar el equipo contrario. Cada equipo determina las palabras prohibidas para el portavoz del otro equipo, que deberá dar pistas para que su equipo acierte la palabra en cuestión, pero siempre sin pronunciar una palabra vetada. Eso genera una psicosis interesante y divertida porque, como el número de palabras vetadas es pequeño, nunca sabes si decir o no una palabra obvia para que tu equipo adivine tu palabra.

Un diseño divertido al que personalmente le quitaría la parte del mazmorreo que creo estorba más que favorece al diseño.

Aún así, recomendado.


Montañas de la locura

Juego cooperativo con su puntito de gestión dirigido a personas sin sentido del ridículo y con ganas de hacer el imbécil y reírse de uno mismo (y con los demás). 

No llego a entender algunas críticas que he leído a este juego porque te puede gustar o no, pero si sabes a lo que juegas el juego cumple con lo que promete.

Si odias el punk es normal que no te entre el Never Mind the Bollocks. 


Robin Hood and the Merry Men

Juego de colocación de trabajadores y colecciones que de inicio tenía muchos ingredientes para gustarme pero que en su primera partida pinchó bastante.

Aún así, fue una primera partida un poco lenta y trabada por cuestiones de reglas, pero le daría otra oportunidad.

Veremos cómo va la segunda partida.


Crónicas del crimen

Los juegos de mesa con "mecánica" de escape room no me entraron de inicio y, tras probar casi todos los habidos y por haber, definitivamente se que no me gustan. Siempre hay cabos sueltos y momentos de anticlimax que te sacan de la historia y que no tienen sentido alguno. 

Este Crónicas, a pesar de no ser estrictamente un escape, estaba bajo sospecha por si adolecía también de ese problema de poca conexión y, además,  por si se cumplía eso que dicen muchos de que te pasas escaneando más que el cajero de un super. 
Tras jugar un par de partidas debo decir que el juego está muy bein ligado (al menos en las historias jugadas hasta ahora) y que el uso de la tecnología no te saca de la historia ni perjudica la experiencia lúdica. 
Así, Crónicas del Crimen es un juego fresco que integra perfectamente el uso del móvil con los juegos de mesa y que en cada partida ofrece una horita y pico de deducción interesante y divertida. Recomendado.


Yedo es según algunos  el Lords of Waterdeep (LoW) con chicha y decisiones. El LoW para jugones.

Para el que escribe, Yedo se parece ciertamente a LoW en que es muy simple en su idea (coger recursos para cumplir encargos), pero le añade varias barrocas capas de ideas que lo ensucian, complican y le quitan toda la chispa y diversión del juego de Wizards of the Coast.

Mi primera (y única partida) a este juego se desarrolló en tres largas y muy poco trepidantes horas.

Juego lineal, repetitivo, sin sensación de desarrollo y con muy pocas acciones interesantes para los jugadores. Cada jugador dispone de dos meeples de incio (pueden llegar a ser 4), pero juro por Reiner Knizia que la mayoría de turnos me sobraba alguno de mis dos meeples porque la oferta de acciones era realmente lamentable.

La mezcla de mecánicas (hay una pequeña subasta al principio de cada una de las once insufribles rondas y una posible fase de negociación) no es especialmente brillante ni chisposa,  más bien insulsa y artificial.

Por último, para acabar de rematarlo, el aspecto gráfico me parece muy poco acertado: el tablero es estresante e irritante y la iconografía no es especialmente acertada a pesar de no presentar complicaciones.

Yedo ha sido una de las experiencias más cargantes, pobres y odiosas de los últimos años, aunque creo que se le puede recomendar a todos aquellos que disfrutan con capas mecánicas meramente decorativas que sólo sirven para aparentar profundidad y ensuciar la experiencia lúdica, alargando la partida innecesariamente. Amigos de Panamax, Wildcatters y similares quizá le vean algo bueno a este juego. El LoW barroco.

Las opiniones sobre este juego están muy polarizadas y no suele haber grises: o juegazo o mierda supina.

Personalmente estoy en el segundo grupo, y como presidente vitalicio de su club de haters, no me entra en la cabeza que haya gente que lo catalogue de juegazo. Hay gente pa' to' y siempre olvido que hay muchos muertos por dentro que están entre nosotros. 

Mientras os echáis este peñazo infumable de Yedo yo me jugaré un Lords of Waterdeep bien majete y en las dos horas que me sobren un Carson City y seguramente un Arquitectos del Reino del Oeste.

Hasta aquí el repaso a las partidas y novedades de marzo.

Hasta la próxima.

lunes, 4 de marzo de 2019

Reseña Luxor

Autor: Rudiger Dorn
Ilustrador: Dennis Lohausen
Publicado por: Devir
Año de publicación: 2018
Duración: 45 minutos
Número de jugadores: 2-4
Categoría: Carrera, gestión de mano y colecciones

Vamos hoy con un nominado al Spiel des Jahres 2018 junto a the Mind y al ganador Azul.

Tema

En Luxor los jugadores se ponen en el papel de exploradores que deben hacer su noble tarea de expoliar el templo de Luxor y robar todas las reliquias que puedan. Otro día más en la oficina de un explorador.

Para ello los jugadores harán avanzar a sus exploradores en los pasillos del templo, en busca de la cámara funeraria del faraón.

Componentes  

Un tablero principal, dos mini tableros para las cartas y la puntuación, 31 cartas básicas, 24 especiales de Horus, 30 losetas de tesoro, 14 de templo, 6 de Horus, 6 de Osiris, 20 llaves, 18 comodines de tesoro, 2 sarcófagos, 22 losetas de escarabajo, 20 aventureros, 4 cilindros de puntuación, 4 inútiles losetas de color de jugador, una loseta de marcador inicial y un dado.

Todo con el aspecto y la calidad habitual de Queen Games. Cartón grueso y un aspecto un poco sosainas que no ayuda a vender el producto.

El juego

Antes de empezar distribuimos las losetas de tesoro a lo largo del tablero. Lo mismo hacemos con las losetas de Horus y las de Osiris que deben colocarse en los lugares reservados.
Colocamos dos meeples de cada jugador al inicio del templo y los tres restantes en su lugar correspondiente del tablero.

Cada jugador recibe de inicio una mano de cinco cartas que no puede mezclar.

Luxor es una carrera para obtener puntos. Los jugadores deben seguir los pasillos del templo para ir recogiendo tesoros.




El tablero muestra un único pasillo lleno de losetas de tesoro por el que pueden avanzar los exploradores (en principio los jugadores sólo pueden ir hacia adelante). Las losetas de tesoro indican cuántos trabajadores de un mismo jugador son necesarios para recoger dichaloseta. Así, cuando un jugador tiene sobre una loseta de tesoro el número de exploradores necesarios para cogerla se la lleva a su reserva y suma esos puntos de victoria.


El turno de un jugador es muy sencillo: juega una de las cartas de su mano y avanza uno de los exploradores tantos pasos como indique la carta jugada. Una vez jugada la carta activa la loseta en la que acabó el meeple que movió (llevándose la loseta de tesoro o activando una acción especial, si la hay).


La gracia del juego está en que sólo se puede jugar una de las dos cartas que están en los extremos de nuestra mano. Al final de su turno, el jugador activo repone su mano colocando la carta recién robada en medio de las cuatro que le quedan en mano.


Además de las casillas con losetas de tesoro hay algunas casillas especiales: losetas de Horus (que permiten robar una de las cartas especiales con habilidades molonas o una llave (las llaves dan puntos al final de partida y son necesarias para poder entrar en la cámara funeraria), losetas de Osiris (que harán avanzar de nuevo a nuestro explorador) y losetas de templo (que sustituyen a algunas losetas de tesoro cuando se las lleva algún jugador y que permiten abrir pasadizos secretos, adquirir tesoros especiales de escarabajo, obtener losetas de tesoro comodín, cartas especiales, etc.).

La partida finaliza en la ronda en la que entra un segundo explorador en la cámara funeraria. 
Además de los puntos de las losetas de tesoro que se hayan recibido a lo largo de la partida, cada jugador recibe puntos de victoria por:

- Posición de sus exploradores: cuanto más avanzados, más puntos (pero ¡ojo! algunas posiciones dan cero puntos).
-Puntos por losetas de sarcófago: el primer jugador en entrar a la cámara se lleva cinco puntos y el segundo tres.
- Puntos por llaves: cada llave sin usar otorga un punto de victoria (hay una mini expansión en la que tenemos tres llaves con valores 3, 4 y 5).
- Puntos por colecciones: cada grupo de tres losetas de tesoro diferentes otorga puntos de victoria (se pueden completar los sets con losetas comodín que se consiguen en las losetas de templo).

Como siempre, el jugador con más puntos de victoria será el ganador.

Opinión

Luxor es un sencillísimo juego familiar que se inspira en el juego de la oca (sí, la oca, habéis leído bien): avanzar en línea recta hasta llegar al final del tablero. Así, partiendo de un juego tan absurdo como la oca  Rudiger Dorn crea un juego original, divertido y tremendamente elegante en el que destaca la genial y chisposa mecánica de la gestión de mano.

A pesar de su sencillez, el juego permite ganar de diferentes formas pues, aunque nunca hay que dejar exploradores muy rezagados, se puede vencer consiguiendo muchas losetas de tesoro, a base de  conseguir muchos escarabajos o muchas colecciones.

El juego escala perfectamente, aunque gana tensión con tres y, sobre todo, con cuatro jugadores, pues aumenta el peligro de que alguien adelante mucho algunos de sus exploradores y acabe la partida de forma abrupta e inesperada.

Como todo buen juego familiar que se precie Luxor tiene su dosis de azar en el robo de cartas, pero estamos ante un azar controlable y simpático.

Como únicas pegas a este excelente juego pondría el aspecto gráfico, que me parece un poco gris y apagado, y sobre todo el precio, porque creo que cuarenta y pico euros por este juego es un poco excesivo (aunque eso es relativo porque por ejemplo, en mi caso, con más de veinte partidas, el juego estaría más que amortizado).

Luxor es en definitiva un sobresaliente juego familiar que por todo lo expuesto se cuela en la lista de los mejores juegos familiares publicados en los últimos años. Se va a la "ludoteca recomendada" de cabeza.

Bonus track:



El 14 de enero se inició una fugaz campaña de Kickstarter con una expansión modular que incluía unos cuantos "queenies" muy molones. La campaña duró hasta el día 31 de enero y un servidor llegó tarde (la descubrí el 7 de febrero). No hay "late pledge".

Esperemos que Devir no nos deje huérfanos de la expansión. El juego la merece.

Partidas febrero 2019


Seguimos en la línea de enero en cuanto a partidas (66) pero no en cuanto a estrenos. 2019 ha empezado con tendencia a repetir juegos y estrenar muy poco. Así, una sola novedad en febrero y muchísimas partidas a clásicos que nunca fallan: Agrícola, Carson City, Grand Austria Hotel, Lorenzo el Magnifico, Empires, Arquitectos del Reino del Oeste, Rococó, Pergamon, etc. y familiares que se han consolidado en casa de forma espectacular como  Luxor y Clank!


Reinos de papel


Sorprendente filler de gestión de mano con mecánica de draft en el que cada elección de carta es un auténtico drama.


El tema del deterioro de las cartas es otro dolor de cabeza y te obliga a pensar a corto plazo.

Un filler del que estoy deseando ver la expansión porque el problema del juego base es la escasa variedad de cartas, cuestión que puede perjudicar su rejugabilidad.

Excelente filler del que creo que se ha hablado muy poco para la calidad que tiene.




Vamos a intentar descubrir nuevos juegos para darle carnaza a estas crónicas mensuales, aunque los clásicos siempre son más reconfortantes y nunca fallan.

Jugad mucho.

miércoles, 27 de febrero de 2019

Tramposos


Siempre que me encargan llevar a cabo una actividad extraescolar de juegos de mesa en un colegio me encuentro con algún niño o niña, con algunos, que no saben gestionar su frustración cuando pierden.


Y no saben gestionarla porque son niños, porque no están habituados a jugar a juegos de mesa (sí, sorprende, pero es cierto) y porque, no nos engañemos, perder jode.  Por eso, es normal que las criaturas no gestionen bien su frustración cuando no ganan, pero para eso, entre otras cosas, está el educador contratado.


Al final de curso esos niños y niñas que no gestionaban bien sus derrotas consiguen llevar con toda naturalidad una partida perdida y valoran lo bien que se lo han pasado durante el juego ganen o pierdan.

Lágrimas y rabietas son la forma más habitual de manifestar la frustración, pero no la única: para no perder algunos prefieren hacer trampas. Y esa es una cosa que también trabajamos en los talleres.

Como educador, detesto las trampas y hay que trabajarlas. Pero como jugón las trampas son algo que odio profundamente.  Me supera.
Como todo jugón me he sentado en muchas mesas y con muchos grupos diferentes. En muchos grupos encontramos al típico jugador con fama, normalmente justificada, de chanchullero, marrullero, fullero y trilero. Ese tipo de jugador que rebonina turnos y suele acabar sus rebobinados con una moneda o una madera de más. Ese tipo de jugador que siempre tiene en la mano la combinación fabulosa de cartas para hacerte "catacróquer".

Una cosa es equivocarse esporádicamente en los cobros y pagos (un servidor suele jugar muy rapido y la lía de vez en cuando pagando y cobrando de menos y a veces de más) y otra es la insoportable rutina chanchullera.

Si hay una cosa que no soporto en los juegos de mesa son las trampas (otra es el análisis parálisis). Antes me corto un pulgar que ganar con trampas.

Puedo entender que críos de ocho y nueve años que estén aprendiendo a gestionar su frustración  recurran a las trampas, pero nunca entenderé qué puede llevar a cuarentones padres de familia a hacer trampas para ganar. Incomprensible.

Suele coincidir que los tramposos son además malos ganadores que se jactan de sus chanchulleras victorias y se cachondean de sus compañeros de mesa.

No sé si vosotros tenéis alguno en vuestro grupo.

Nunca en mi mesa.

sábado, 2 de febrero de 2019

Partidas Enero 2019


2019 ha empezado con un número aceptable de partidas (69) y 6 juegos descubiertos. Veamos qué tal los descubrimientos.

Carpe Diem

Sencillo juego de losetas de Stefan Feld que cumple con lo que ofrece. Estamos ante un Castillos de Borgoña light, mucho más sencillo y menos combero, con una forma de seleccionar las puntuaciones de ronda muy original y acertada.

Un éxito como peso medio-ligero al que sólo le veo dos pegas: la rejugabilidad (porque aunque tiene objetivos para aburrir las sensaciones siempre van a ser las mismas) y los componentes/diseño del juego (porque en pleno siglo XXI este aspecto gráfico y diseño es casi un delito que además  afecta a la preparación y despliegue del juego).
Muy recomendable si no lo vais a quemar muy rápido (creo que tiene poca mecha) y si no os importa comprar un juego extremadamente feo.

Cubirds

Pequeño gran filler en el que deberemos conseguir colecciones mediante el intercambio de cartas de nuestra mano con las de la mesa. Hasta aquí nada nuevo. La pimienta del juego está en que cuando un jugador se queda sin mano la ronda finaliza, obligando a los demás jugadoresa descartarse y dejando buenos intercambios pendientes de finalizar.
Gran filler por su sencillez de normas, por su estupendo aspecto gráfico y por sus mecánicas. Con una idea sencilla consigue desmarcarse del resto de fillers, aportando sensaciones frescas y originales.
Muy recomendable por calidad y precio.


Asesinato en Hong Kong

Juego de deducción y roles ocultos en el que un "máster", el forense, debe dar pistas de un crimen que han cometido el asesino y  sus compinches (que él conoce). Además, hay un testigo que debe ayudar a la captura de los criminales sin ser descubierto.
Los demás jugadores deben descubrir al asesino, el arma del crimen y la pista principal.
El juego se desarrolla en tres rondas, en las que el forense da información del crimen colocando un marcador en diferentes losetas temáticas (lugar, motivo, etc.) ya que al principio de la partida el asesino elige arma y prueba del crimen.

Un buen juego de roles ocultos y deducción al que me gustaría dar más partidas pero que a primera impresión no supera otros juegos de su categoría y mecánica.
 

Escape Room the Game

Escape Room de Diset que me ha sorprendido gratamente por tener unas pistas (en general) bien integradas y sin demasiados momentos de desconexión como les ocurre a otros escapes. Junto a Unlock mi favorito de los escapes de tablero.







Urland

Viejunada molona este juego de mayorías/control de áreas con su toque de subastas.
Una joya oculta de 2001.
Peso medio que se puede jugar en poco más de una hora con una mecánica muy inteligente de desarrollo de los turnos.
A pesar de la horrible portada las cartas tienen unas ilustraciones maravillosas que me tienen enamoradito.
Gran peso medio.

Western Legends

Aventura del oeste en la que podremos movernos por el tablero haciendo lo que nos dé la santa gana: robar, jugar al póker, ser cuatrero, perseguir y capturar a los malos, lo que queramos.


Sencillo de mecánicas pero con muchos detalles que explicar, aunque una vez se asimila el funcionamiento de la partida la cosa fluye sin apenas entreturno (salvo que se haya colado algún paralítico lúdico). 


Juego temático realmente divertido que quizá precisa de las expansiones para que las cartas de objeto aporten más variedad y las partidas no se vean resentidas.

Pensando seriamente en comprarlo.


Bonus track

Os paso también los comentarios de mis juegos descubiertos en diciembre. Sólo 5 estrenos en las 75 partidas jugadas.

Gugong

Eurogame de libro de Andreas Steding, autor caracterizado por diseñar juegos fríos, gélidos.

Este Gugong no se salva de esa frialdad y a menudo puede dar la sensación de ser un compendio de minijuegos bien ligados.

A pesar de eso, buenas sensaciones y con ganas de repetir.




Gunkimono

Pésima reedición de la viejunada Heartland.
Gunkimono es una mala reedición porque se limita a lavarle la cara haciendo mínimas modificaciones de reglas (desaparecen las losetas dobles) pero ese lavado de cara empeora el diseño. Heartland era muy feo, pero funcional. Gunkimono tiene una gama de colores lamentable, por lo que la estética se ha cargado la funcionalidad.

Heartland era un juego aceptable y Gunkimono no mejora nada.


Okavango

Patinazo grave de los yayos Kramer y Kiesling. 

Zooloretto 2.0 descafeinado y de segunda división que no enamora en ningún aspecto: feo, plano, aburrido.

Decepcionante.

Ay mis yayos...



Perfecto hotel

Filler de cartas perfectamente diseñado. Mecánicas bien engranadas, buenos componentes, pero todo correcto sin más.

Las mecánicas recuerdan a las de muchísimos otros fillers. Y ese es el problema de Perfect Hotel: no hay una nota diferencial que aporte sensaciones nuevas. No hay nada que te permita recordarlo por encima de clásicos juegos de catas en los que se inspira y refleja.

Un juego bien diseñado, pero sin personalidad.


Ritmo y Bola

Chorrijuego de cartas que lo ha petado en casa como party game con la familia.

Risas aseguradas con la familia.

Ideal para romper el hielo y echaros unas risas haciendo el idiota en grupo.

Un éxito.

Y hasta aquí los descubrimientos de los dos últimos meses.

Hasta pronto (intentaremos darle vida al blog).



martes, 1 de enero de 2019

Feliz año nuevo!!!!!


¡Feliz año a todos!

Se nos ha ido 2018 en un visto y no visto y ya estamos aquí otra vez empezando un nuevo año con cumpleaños del blog. Sí amigos, the Black Meeple cumple hoy 9 años. Somos viejunos.

Tras un 2017 complicado el blog estuvo a punto de desaparecer, pero conseguimos estabilizarlo en la UCI y revivirlo a tiempo. Vamos a intentar llegar a los diez años de vida para celebrar la década a lo grande.

2018 nos deja más entradas, más contenido (sobre todo de reflexión) y más movimiento en redes: en Facebook estamos en 855 seguidores y en twitter en 3575. A ver si llegamos al millar y a superar los 4.000,  respectivamente.

Creo que mis "pensamientos meepleianos" no interesan especialmente, pues la mayoría busca reseñas y novedades, pero personalmente me gusta escribir esas pequeñas reflexiones y creo que le pueden pasar por la cabeza a más de un jugón. Compartiendo sentimientos lúdicos.

Además del blog seguimos codo con codo con Nano en Funattic Channel el Podcast, pasándolo bien y hablando de muchos juegos en cada programa. Es una suerte y un placer poder trabajar con Nano.

Gracias a todos los que nos seguís. No dejéis de hacerlo.


En lo personal mi año lúdico ha sido estupendo. He podido volver a Essen después de un año en barbecho, he jugado aún más que el año anterior y, sobre todo, he podido mantener con esfuerzo lo que es el sueño de muchos jugones, al menos el mío: la Blackcueva, un espacio en el que puedo guardar mis juegos y, sobre todo, reunirme con buena gente a echar partidas cada semana. Además, este año he tenido la suerte de hacer algún fichaje estrella (¿eh, Toni?), y conocer gente cojonuda.

Esperemos que 2019 sea en lo lúdico al menos como el que se nos va.

¡Que tengáis un buen año lleno de salud y juegos!

¡Jugad mucho!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...