jueves, 18 de enero de 2018

Funattic Channel the Podcast episodio 6: Para lo bueno y para lo malo... del '17


Vamos con el sexto episodio de nuestro podcast Funattic Channel.

Algunos me habéis dicho que no os enterasteis del quinto programa porque olvidé anunciarlo por aquí. Lo que tenéis que hacer es suscribiros al canal de Youtube y así no os perdéis ninguno (o a ivoox o a itunes).

En este episodio hablamos de las partidas que hemos jugado últimamente y, sobre todo, de nuestros descubrimientos favoritos de 2017. 

Podéis escucharlo aquí. Pinchad y opinad si os apetece vernos en youtube.

Y aquí si queréis escucharnos en ivoox.

martes, 16 de enero de 2018

Reseña: Heaven & Ale



Autores: Michael kiesling y Andreas Schmidt
Publicado por: Eggert Spiele, Piatnik y Plan B
Año de publicación: 2017
Duración: 45-75 minutos
Número de jugadores: 2-4
Mecánica: Colocación de losetas

El pasado Essen Michael Kiesling presentó en la feria cuatro nuevos juegos: Riverboat y Azul en solitario, Reworld con su compañero de aventuras Wolfgang Kramer y este Heaven and Ale con Andreas Schmidt. 

De sus cuatro estrenos he podido jugar a tres. Riverboat es un buen peso medio, poco original, pero de inmaculado diseño. Azul es una joya en su categoría. Y Heaven & Ale es el que más me ha gustado de los tres. Os explico el porqué.

Componentes

Un tablero, 100 losetas hexagonales de recursos, 49 de edificios, 24 redondas de monje, y 24 de barriles. 8 meeples , 20 fichas hexagonales, 36 marcadores, cartas de puntuación y dinero; y 4 tableros de papel de fumar para colocar las losetas.

Todo de buena calidad, correctísima, salvo los mencionados tableros, que da pena verlos.

El juego

En Heaven & Ale somos monjes encargados de fabricar cerveza en nuestro monasterio. 

El tema es totalmente pegado. Hablamos de monjes como podríamos hablar de cualquier otra cosa. Estamos ante un euro abstracto y el tema no es uno de sus fuertes.


Durante seis rondas en partidas de cuatro jugadores (cuatro para tres y tres para dos), debemos dar vueltas por el tablero principal recolectando recursos y colocándolos en nuestro tablero individual.

Dicho tablero individual está dividido en dos zonas, una soleada y otra sombría. Cuando activemos losetas de recursos en la zona sombreada obtendremos dinero, necesario para comprar nuevas losetas. Cuando activemos las losetas de la zona soleada avanzaremos el marcador de recursos correspondiente en la pista de recursos.
En nuestro tablero personal tenemos una pista en la que, al inicio de la partida, colocamos escalonados nuestros cinco marcadores de recursos y un monje. Al final de la partida, la casilla del marcador de recurso más atrasado se multiplica por el valor de la casilla en la que está  monje (cuanto más avanzado mejor) y de dicha multiplicación se obtiene la puntuación final a la que sumaremos unos cuantos puntos extra por losetas de objetivo que podremos ir reclamando en la durante la partida. 

La mecánica es muy simple: en tu turno mueves tu meeple hacia adelante tantas casillas como desees, te paras donde quieras y compras tantas losetas como quieras (de las que haya, normalmente una) pagando su coste (el impreso en la propia loseta). El coste es el normal si colocamos la loseta en zona de sombra y el doble de su precio si colocamos en la zona soleada.
Puedes pararte en casillas de comprar recursos, en otras de comprar monjes, en las de reclamar objetivos o las de activar losetas. Cuando activas losetas obtienes avances en la pista de recursos (loseta en zona soleada) o dinero (loseta en zona sombría). En nuestro tablero personal tenemos ocho espacios de activación (uno activa todas las losetas del número  que elijas, cinco por tipo de recurso y una por cada tipo de monje). Cada loseta de activación sólo puede activarse una vez en toda la partida. Y cuando has activado una pareja de casillas de activación (dos adyacentes) puedes cobrar una de tus cinco cartas de bonus que te dan un buen impulso en la partida. 

Cuando activas un tipo de monje todos los monjes de ese tipo que tengas en tu tablero personal entran en acción de modo que todas las losetas que toquen se activan de nuevo. Ahí está el poder de las losetas de monje, tan codiciadas durante la partida.

El tablero personal tiene unos espacios hexagonales para construir edificios en los que no se puede colocar recurso. Cuando rodeas completamente uno de esos espacios, construyes un edificio según el valor de los recursos que lo encierran. Eso provoca el avance del monje en la pista de puntos y, sobre todo, la activación de determinadas losetas adyacentes (según el valor del edificio el monje avanza más o menos y lo mismo con el número de losetas a activar).

Al final de la última ronda se avanzan los recursos según la ratio que marca el monje y se multiplica el valor de la casilla del más atrasado por el valor del monje.
A esa puntuación se le suman los puntos de los objetivos conseguidos (se otorgan por colocar todas las losetas soleadas, las sombrías, activar todos los monjes, todas las casillas de recurso, etc.) y el que tenga más puntos gana.

Opinión

Heaven & Ale es muy buen juego. Un juego abstracto con aroma viejuno, sencillo de normas pero con profundidad que, a pesar de ofrecer un buen puñado de decisiones interesantes, tiene una duración muy moderada, pues cuatro  jugadores que conozcan el juego pueden liquidar una partida en 45 - 50 minutos.

El juego, sobre todo en las primeras partidas, te va a hacer pasarlas canutas con el dinero. Si gestionas mal tus primeros turnos vas a estar seco muy pronto y vas a tener que activar losetas de dinero antes de lo deseado. Y una de las gracias del juego es precisamente eso: cuándo usar las casillas de activación. Si te esperas mucho seguramente tus réditos serán mejores, pero quizá sea demasiado tarde. Y si lo haces muy pronto, obtendrás un impulso rápido pero quizá insuficiente.
Para optimizar esas importantes decisiones, es imprescindible saber gestionar la construcción de tus edificios puesto que cuando los construyes puedes activar nuevamente unas cuantas losetas. Es esencial ir calculando el valor de las losetas que rodean el espacio de un edificio pues el valor de las mismas determinará cuántas y cuales podremos activar.

La mecánica principal del juego es la de Egizia o Francis Drake: avanza cuanto quieras para comprar loseta, pero no hay vuelta atrás. Así, avanzar mucho por una loseta muy golosa va a provocar dejar muchas otras por le camino para el resto de jugadores.

Con cada compra aparece la segunda mecánica del juego: la colocación de losetas. Es tan importante saber moverte como saber colocar las losetas y pagar por ellas lo correcto. Lo más importante es que los recursos avancen, porque es lo que va a dar puntos, pero no se puede olvidar generar dinero para poder comprar nuevas losetas. Hay que buscar un equilibrio entre dinero y puntos. 

Tensión, culo prieto, escasez y un componente táctico de carrera estupendo hacen que una partida de Heaven & Ale, ya corta de por sí, se pase en un suspiro. 

Estamos ante un diseño que seguramente no es un top. Un diseño que pasará bajo el radar de mucho eurogamer porque "no es un pepino". Pero hortalizas aparte, Heaven & Ale es un fantástico eurogame abstracto que ofrece mucho en partidas cortas.

Como única pega al juego podríamos apuntar su pobre implementación del tema y, sobre todo, su rejugabilidad, porque las partidas suelen ser similares y con poca variedad de estrategias. No obstante,  estamos ante un diseño más táctico que estratégico y, tras casi una decena de partidas, el juego me encanta y no se me ha hecho repetitivo. 

En definitiva, si no os molesta un tema pegadísimo y sois eurogamers puros y duros Heaven & Ale es uno de los mejores euros de peso medio-alto de este pasado Essen. Dadle una oportunidad.

Hasta la próxima reseña.

Edito. Olvidé decir, aunque lo tenía en mente, que es un juego que escala perfectamente de 2 a 4 jugadores. Con 4 hay obviamente mas tensión, pero a 2 la experiencia de juego también es excelente.

miércoles, 10 de enero de 2018

Machotes lúdicos




Hace unos días el amigo Amarillo114, compañero de mesa, gran droide y mejor persona, dejó en twitter este comentario sobre el último juego de Kiesling: "El Azul me parece un ñordaco de campeonato" y, aunque luego lo matizó, "Disfruto jugando, incluso juegos como éste. Ahora, con otros juegos disfruto mucho más" los comentarios dieron pie a algún otro tuit con perogrulladas y frases de cuñao que tanto se dan en Twitter y que parecían sacadas del manual de los "Machotes lúdicos".

Los machotes lúdicos son personajes que sólo juegan juegos de peso 4 en adelante, según la valoración de la BGG.

Los machotes lúdicos nunca proponen juegos para finolis. Nunca, repito NUNCA, van a proponer partida a juegos con peso menor de 4 porque ellos no los juegan. Si los proponen otros quizá sí. Pero ellos son machotes. Y sólo juegan cosas para machotes. Si alguien propone un juego finoli pues lo juegan porque son educados, pero proponerlo... 

Los machotes lúdicos amortizan su tiempo al máximo y no están para leches y menos para perder el tiempo jugando mariconadas que duren menos de dos horas.

Los machotes lúdicos sólo comparten mesa con otros machotes lúdicos. Así se ahorran tener que jugar juegos para finolis y decir que no, o tener que jugarlos por educación y aburrirse.

Los machotes lúdicos saben (sí, lo saben) que no te pierdes nada si juegas a esos juegos de segunda división que son los familiares y los fillers. Donde se ponga la estrategia y las decisiones que se quite todo lo demás. A divertirse al circo. 

Pues sí. Los machotes lúdicos piensan y dicen estas maravillas pero, para mi gusto, se olvidan de unas cuantas cosas importantes.

1.- Contexto

A ver machotes, no es lo mismo jugar con jugones de culo duro que con tu suegra, con el cuñao, con tu hijo de 6 años o con el de 10.

Porque a mí me parece muy bien que os guste mover cubos, procesar recursos y los juegos con reglamentos de 30 páginas, pero no os veo jugando un Through the Ages con el crío de P5.

Cada juego tiene su momento. Y sus jugadores. Y si eres tan machote que no puedes gozar jugando con tu hijo al juego más tonto del mundo, tienes un problema. Uno serio.

2.- Categoría

Machote, como bien decían las sabias palabras de M. Rajoy, perdón, de Mariano Rajoy (porque M. Rajoy no se sabe aún quién es), "un plato es un plato y un vaso es un vaso". Pues eso, un filler es un filler y un familiar es un familiar. No le pidas peras al olmo. Un filler de puta madre nunca va a dejar de ser un filler. Habrá buenos y malos fillers, pero no esperes que un filler te dé una muerte masiva de neuronas porque eso lo tienes que buscar en otro sitio. Así que, en lugar de despreciar porque "no es para tanto" plantéate qué estás buscando. Y cómo estás analizando. 

Todo juego puede ser bueno o malo, pero EN SU CATEGORÍA. Esto (lo que está en mayúsculas) tendría que ser un mantra jugón que deberíamos tener grabado a fuego en el cerebro. 
Y cada categoría tiene su momento y, otra vez, su contexto.
No vas a poner Rock'n'Roll de Led Zeppelin en un funeral, porque está fuera de lugar. Y no te vas a comer primero el brownie de chocolate y luego las lentejas porque no te sentará bien. Pues lo mismo con los juegos: cada juego tiene su categoría, enfocada a su momento y a su perfil de jugador.

Recuerda que, aunque un filler y un wargame son juegos, no pueden compararse uno con otro. Acuérdate de aquello que te decían en el cole de " no mezclar peras con manzanas". Categoría.


3.- Memoria


Machote, échale un vistazo a tu yo del pasado de hace diez o quince años y fíjate a qué jugabas. Tu bagaje te hacía gozar con juegos que ahora no te apetecería jugar ni cobrando, porque eran "tontás". Así que ponte en el lugar del que está empezando y en su bagaje. 

De nuevo el contexto: el de la experiencia, el del bagaje y el del momento vital.





4.- Gusto y Calidad

Machote, un juego no es bueno o malo por su peso, ni por su duración, ni por su mayor o menor toma de decisiones, ni por todas esas cosas que tanto os molan a los machotes.

Hay fillers de mierda y fillers fantásticos. Y eso mismo pasa con los familiares y con los euros pesados, hay euros pésimos por muchas decisiones que tengan y por muchos recursos que tengamos que procesar.

No sé vosotros machotes, pero yo juego por algunas cosas que a menudo parecéis olvidar: evadirme de la realidad, lograr retos que me plantean los juegos y, sobre todo, divertirme. Y aunque la diversión es personalísima y subjetiva (en eso no me voy a meter con vosotros), a veces uno se puede divertir haciendo el imbécil o jugando banalidades. Sobre todo si lo hace con las personas y en los momentos adecuados. De nuevo, el contexto.

Claro que cada uno tiene sus gustos. Claro que (en mi caso también) los eurogamers solemos disfrutar más con euros de peso que con otros más ligeros, nos ha jodío, pero no siempre podemos jugarlos. Y no podemos por el dónde y el con quién.
Pero no hay que confundir el gusto propio con la calidad.

Y poco más que añadir. Que cada uno juegue a lo que le divierta. Los machotes con sus juegos de machote y los demás con lo que se nos ponga por delante, siempre que sea bueno o al menos lo gocemos, sea por el juego o sea por el grupo.

Sed felices.

miércoles, 3 de enero de 2018

Juegos pequeños, grandes juegos: Sluff Off!


En Juegos pequeños, grandes juegos hablaremos de juegos que pueden entrar en tu ludoteca sin que tengas que preocuparte por el poco espacio que te queda en las estanterías, porque abultan muy poco, pero son muy recomendables.


Autor: Stefan Dorra
Publicado por: Eagle-Gryphon Games
Año de publicación: 2003
Duración: 35-40 minutos
Número de jugadores: 3-5
Mecánica: bazas

Hacía años que tenía en mi ludoteca una copia de la antigua edición de este juego. En concreto una edición titulada "Los siete sellos", que es una de las muchas versiones antiguas de este filler que ha sido editado por muchas editoriales, con estética y títulos diversos (Wizard extreme, Zing, El sétimo sello, etc.).
La edición que tenía en mi ludoteca tenía las mismas mecánicas que todas las ediciones, pero era más fea que Mick Jagger y nunca la jugaba por ese motivo.

Cuando descubrí que el juego había sido editado por Eagle-Gryphon con ilustraciones de Kwanchai Moriya (Kodama, Capital Lux, Catacombs, etc.) no dudé ni un segundo en comprar la nueva edición y regalar mi antigua copia.
Y lo hice porque Sluff Off!, o como queráis llamarlo, es un superfiller, un juegazo de Stefan Dorra, de esos que brillan en el currículum de este autor, uno de los favoritos de la Ficha Negra.



Componentes

75 cartas en 5 series e 5 colores (numeradas del 1 al 15), 27 fichas de penalización, una ficha de saboteador y un reglamento.

Todo en la estupenda calidad habitual de Eagle-Gryphon.

El juego

En Sluff Off! cada jugador recibe 15 cartas al inicio de cada ronda. Y tras echarle un vistazo a su mano cada jugador debe pronosticar cuántas manos va a ganar en esa ronda y de qué color van a ser esas manos victoriosas.

Por cada victoria vaticinada, el jugador que pronostica sus triunfos coge una ficha de penalización del color apostado. Así, si creo que ganaré una mano roja, dos verdes y una azul cogeré cuatro fichas en esos colores.
Cada ficha que se coge supone dos puntos negativos que penalizarán a final de ronda si no te desprendes de ellas. Cada vez que ganas una mano del color que pronosticaste y tienes una ficha de ese color, te deshaces de una de esas fichas negativas. Si ganas una mano y no tienes ficha de ese color, te llevas una ficha de penalización negra que son tres puntos negativos al final de ronda. 
Así, en el mejor de los casos, vas a acertar de pleno tu pronóstico y vas a hacer cero puntos en una ronda.

Se juega una ronda por jugador, se apuntan los puntos y quien tenga menos puntos negativos al final de partida es el ganador.

Como añadido a las mecánicas habituales de cualquier juego de bazas, un jugador por ronda puede decidir no pronosticar nada y ser el "saboteador", que tiene por misión procurar que los demás no ganen las manos que vaticinaron. El saboteador empieza con cuatro puntos negativos y obtiene un punto positivo por cada ficha negra de penalización que obtengan los demás jugadores (hay seis, así que el saboteador es el único que puede puntuar positivo, dos puntos positivos exactamente).

La dinámica del juego es como la de cualquier típico juego de bazas: el que inicia la mano marca el color del triunfo. Todos los demás jugadores, por orden, deben respetar el color marcado y jugar una carta de ese color. Si no tienen, pueden cambiar el color y jugar cualquier otro, incluido el azul que siempre es triunfo. Quien gana la mano empieza la siguiente y así hasta que se juegan quince manos para completar una ronda.

Opinión

Sluff Off! es un juego de bazas de los de toda la vida con una vuelta de tuerca muy sencilla y efectiva. Con la fase de pronósticos iniciales de la ronda, el juego adquiere una dimensión espectacular. La apuesta inicial se convierte en un auténtico quebradero de cabeza y el desarrollo de la ronda en un drama, sobre todo cuando no puedes ganar las rondas que debes y te llevas las que no quieres.

Sencillez, chicha y tensión en un juego de bazas de los de toda la vida al que Stefan Dorra le ha dado un punto brutal. Superfiller.

Juego viejuno que para mi gusto es un imprescindible en su categoría, un juego que no puede faltar en tu ludoteca si te gustan los juegos de bazas. Auténtica joya que gana enteros con la nueva edición de Eagle-Gryphon, más alegre y colorida.

Brutal.

Hasta la próxima reseña.

martes, 2 de enero de 2018

Reseña: Ex Libris


Autor: Adam McIver
Publicado por: Renegade Game Studios
Año de publicación: 2017
Duración: 30-60 minutos
Número de jugadores: 1-4
Mecánica: Colocación de trabajadores y puzzle.


Gnomos bibliotecarios que ordenan meticulosamente las estanterías de su biblioteca no parece un tema apasionante para un juego de mesa. Si a eso le añadimos la fama de juego familiar ligero y un precio desorbitado (59€) a uno se le pasan las ganas de probar este juego.

Sin embargo, y cuando ya casi lo había descartado, me encuentro en Gigamesh una copia de segunda mano, como nueva, por 40 €.

Y ahora es cuando os explico qué me ha parecido el asunto.

Componentes

Un tablero principal, uno para apuntar, un rotulador, 17 losetas de localización, 12 de biblioteca, 6 cartas de materia, 152 de libros, una ficha de jugador incial y 24 meeples: 12 de gnomo y 12 especiales.

Todo muy bonito y de una calidad fantástica pero que, de ninguna manera, justifica los 59€ que se piden por el juego. Parece que la política de esta editorial, Renegade Games, es pegar el sablazo de mala manera, como ya hicieron con Clank!

A los fantásticos (y caros) componentes hay que añadirle un reglamento claro y cristalino que a la primera lectura te permite jugar sin problemas.

El juego

Lo dicho. Como gnomos bibliotecarios nuestro principal objetivo en la vida, y en las partidas, no es otro que ordenar como Dios manda nuestras estanterías. Así, tenemos que colocar cartas de libros por orden alfabético y, en caso de que coincida la letra de los libros, por orden numérico. 

En el juego hay seis cartas de materia (historia, libros de referencia, manuales de monstruos, hechizos y pociones, ficciones fantásticas y códices corruptos).

En cada partida se va a seleccionar al azar una materia "de moda" que al final de la partida dará 15, 9 y 6 puntos a quien tenga correctamente archivados más libros de esa categoría.

Asimismo, se saca al azar otra categoría que se coloca en la sección de "libros prohibidos". Al final de la partida cada jugador perderá un punto de victoria por cada libro de esa materia que tenga en sus estanterías.

Cada jugador recibe y mantiene en secreto una carta de las cuatro categorías restantes. Esa es su materia preferida y recibirá dos puntos de victoria por cada libro que haya archivado d dicha materia favorita.



Cada jugador dispone de dos gnomo-meeples (tres en el modo solitario) y un meeple especial de bibliotecario.
Al inicio de la partida se muestran al azar dos losetas de biblioteca especial por jugador y, en orden inverso al turno, cada jugador elige una loseta de biblioteca especial, la cual nos proporciona dicha loseta de biblioteca y un meeple que tiene una habilidad molona al ser colocado en las localizaciones que irán apareciendo a lo largo del juego.



Estos bibliotecarios especiales tienen habilidades muy graciosas que le dan chispa al juego (bloquear localizaciones, robarle a los demás jugadores, poder ocupar una casilla ya ocupada, etc.) y van a hacer que tu forma de jugar cambie en cada partida según la habilidad especial que hayas elegido.

Cada ronda colocaremos al azar tantas losetas de localización como jugadores haya. Cada localización tiene diferentes espacios para colocar meeples y en cada una de ellas se puede realizar una acción que, básicamente, consiste en obtener cartas o bien archivar cartas de nuestra mano en la estantería.

Cuando archivamos cartas de libro debemos colocarlas en nuestra zona de juego procurando que los títulos estén ordenados por orden alfabético e intentando archivar títulos de la categoría de moda y de nuestra categoría favorita. Las cartas que coloquemos siempre deben colocarse en contacto, ortogonal, con cartas previamente archivadas.

Archivando libros
Salvo excepciones, no se puede colocar un meeple donde ya haya uno previamente colocado.

Al final de ronda todas las localizaciones excepto una se sacan del juego. La que tiene el número menor no se retira, sino que se queda como localización permanente para el resto de partida, disponible cada ronda para todos los jugadores. Así, cada ronda tenemos disponible una localización más que en la ronda previa.

Cuando alguno de los jugadores ha archivado un número determinado de cartas de libro se dispara la última ronda y, una vez finaliza ésta, se puntúa.

Cada jugador comprueba que sus estanterías tengan todos los libros ordenados por orden alfabético correcto. Los errores provocan que se gire la carta que está mal ordenada y se pierdan los libros para contar los puntos. 
Tras esto,cada jugador recibe puntos en virtud del tamaño de su estantería (el cuadrado/rectángulo de al menos 2x2) otorga un punto por carta.
Luego se reparten puntos para quienes tengan mayoría de libros archivados en la categoría de moda (15-9-6).
Después cada jugador resta un punto por cada libro prohibido que tenga archivado.
Cada jugador recibe también tres puntos por cada libro archivado de la categoría con menos títulos en su biblioteca y finalmente dos puntos por cada libro archivado de su materia favorita, la que le tocó en secreto al principio de juego.



Opinión

Ex libris es un juego clásico de colocación de trabajadores en en cuanto a mecánicas. 

Sin embargo, a pesar de no se nada innovador , el juego da sensaciones frescas por su combinación de mecanismos. Es tan importante colocarte en la casilla correcta como conseguir las cartas adecuadas (las que necesitas para ordenar tu estantería) y, sobre todo, saber colocarlas en el lugar adecuado del estante.

Colocación de trabajadores clásico con un toque de puzzle muy original y divertido.

El juego tiene también un toque original en cuanto a las acciones disponibles. Como indicaba antes, hay 17 localizaciones de acción disponibles que van a ir apareciendo y desapareciendo al principio y al final de cada ronda, respectivamente. Salvo una loseta de acción (la de menor número) todas las demás desaparecen al final de ronda por lo que debemos aclimatarnos a lo que nos ofrecen las losetas de acción.

El juego tiene la interacción típica de los juegos de colocación de trabajadores: "te tapo para que no hagas esta acción", pero además muchos de los meeples especiales tienen habilidades que provocan interacción directa entre los jugadores.

El juego escala estupendamente, aunque hay que decir que algunas localizaciones a dos jugadores pierden un poco el sentido y hay que "tunearlas". Éste es sin duda el único aspecto a corregir del juego.

Tenemos también un modo solitario que se juega en un suspiro (unos 15-20 minutos) y que ofrece varios niveles de dificultad que sólo funcionan a partir del modo difícil. Así que si queréis un modo solitario cortito, pero con chicha, os recomiendo que juguéis a partir del nivel difícil.

Dado su aspecto y su temática se ha comentado que Ex libris es un juego ligero familiar, y, si bien no estamos ante un peso pesado (ni siquiera un medio alto), sí estamos ante un juego que no es simplón y tiene bastante miga, más de la que parece, exigiéndonos hacer las cosas bien si no queremos perder estrepitosamente.


A todos estos apuntes positivos quiero añadir el estupendo trabajo de diseño que se han pegado los autores/ilustradores, pues cada una de las 152 cartas tiene dibujados varios tomos (de 2 a 5 cada carta) todos ellos con un título cachondo muy bien pensado.

Así pues, si no os importa un tema tan poco atractivo como el de Ex Libris, os recomiendo encarecidamente un juego familiar "plus", con una duración muy bien cuadrada para lo que nos exige, una interacción muy cachonda gracias a los meeples especiales y unas mecánicas muy bien engrasadas, todo ello con refrescantes. Su única pega es el escandaloso y desproporcionado precio. 

Se rumorea que Devir está detrás de este título. Esperemos que se edite en español, se ajuste el precio y se mantengan los cachondísimos títulos de los libros que aparecen en las cartas. Pero eso será un currazo.

Hasta la próxima reseña.

lunes, 1 de enero de 2018

¡Feliz año nuevo! Aniversario y resumen 2017

¡Feliz año a todos!

Empezamos 2018 cargados de energía, proyectos y un montón de partidas a nuestras espaldas.

Además del primer día del año hoy es el aniversario del blog. Ocho añitos cumplimos hoy, aunque hay que reconocer que el blog está en la UCI y necesita un impulso o que lo desconectemos definitivamente de la máquina de respiración asistida. El tiempo dirá, aunque empezamos el año con ganas de reseñar y escribir más tonterías.

Este año pasado hemos escrito menos y jugado más que nunca, y como aspecto a destacar debo recordaros que nos hemos embarcado en el proyecto de video-podcast con nuestro amigo Nano de Funattic Channel, con el que es una gozada trabajar. Poned la oreja.

En las redes sociales vamos creciendo poquito a poco. Nos propusimos llegar a 700 seguidores en Facebook y estamos en 680, y en twitter queríamos llegar a 2.600 y estamos en 2.876.

En cuanto a las partidas 890 partidas redondas en 2017 (a 221 juegos diferentes) con  106 nuevos juegos descubiertos y 17 juegos con 10 o más partidas.

En general ha sido un año con muy buenos descubrimientos y pocos juegos nefastos. 

Y dejo ya el autobombo para comentaros las partidas y descubrimientos de noviembre y diciembre de 2017. Noviembre acabó con 47 partidas y 6 juegos descubiertos, y diciembre con 123 partidas y 22 descubrimientos lúdicos. Aquí los tenéis:


 Argent the Consortium

Excelente juego de colocación de trabajadores que tiene una rejugabilidad infinita y que se vendrá para casa gracias al último Kickstarter que proponía una nueva edición con componentes mejorados.

¡Para casa!



 Calimala

Juego viejuno no apto para la frenética modernidad lúdica. Pocas acciones disponibles, ritmo reposado, muy táctico y pocas formas de puntuar en este diseño estupendo que, como era previsible, no ha cuajado entre los jugones, acostumbrados a las mecánicas barrocas, al estrés y a las ensaladas. Un gran juego este Calimala.
Capital Lux (Kosmopolis)

Fantástico filler con pocos componentes y mucha chicha. En breve reseña en la sección "juegos pequeños, grandes juegos".

Estos fillers brillantes son los que molan.
 Gaia Project

Secuela de Terra Mystica al que mejora en cuanto a profundidad, opciones y escalabilidad por su tablero modular. También se le da un cambio de cara (para mi gusto) horrible. 
Si no tenéis Terra Mystica empezad directamente por aquí. Si lo tenéis sólo creo que merece la pena su compra si eres muy fan, si te gusta el tema espacial o si quieres un poquito más de reto.
En cualquier caso, juegazo.

 Queendomnino

Secuela del Spiel des jahres "Kingdomino" que no es más que un calco de su predecesor con un par de mecánicas nuevas que pretenden darle más chicha y decisiones. Y la verdad es que lo consigue, aunque se carga también una de las principales virtudes del Kingdomino: su sencillez.
Aunque me gusta el juego, creo que el resultado es un Kingdomino que va a resultar demasiado complejo para los peques y demasiado plano para los mayores.

Sluff Off (el séptimo sello)

Pequeño gran juego (grandísimo) de bazas. Una brisca de toda la vida tuneada con un giro inteligente que le da mucha vida. Uno de los mejores juegos de bazas que podáis jugar, sin duda. Stefan Dorra vuelve a lucirse en un filler.

El juego es viejo y se ha reeditado con un cambio de cara bastante agradable. 
Si os gustan los juegos de bazas éste es imprescindible.



The bottle Imp

Si Sluff Off me parece una fantástica reedición de un juego de bazas semidesconocido, The Bottle Imp también es una reedición de un juego de bazas pero con más prestigo y, sin embargo, no me gustó nada.

Enrevesado concepto para un juego de bazas.



 Arkham Noir

Yves Tourigny tiene siempre buenas ideas y mecánicas originales, pero este Onirim 2.0 no me ha gustado nada en absoluto. 

Juego solitario sin demasiada chispa para mi gusto.

 Clans of Caledonia

Perfecto diseño en cuanto mecánicas y conceptos. Un juego muy bien diseñado, pero que resulta un collage de mecanismos de otros juegos, un compendio de mecánicas manidas con sensaciones igual de repetidas. Nada original en el horizonte, nada tepidante en la mesa. Lo jugaría si me lo ofrecieran, pero tengo centenares de opciones mejores para juegos de ese peso.
 Clocktowers

Versión de cartas del Capitol de Aaron Weissblum y Alan R. Moon.
Una baraja de cartas y tenemos un juego táctico,  sencillo y con su chicha.
Muy difícil de encontrar, un incunable en mi ludoteca.
 Dragon Castle

Junto a Azul el juego abstracto del que más se ha hablado este Essen, y que ahora mismo está prácticamente imposible de conseguir.

Un juego majete, bien hecho pero que personalmente no me entusiasmó y que, creo, está muy lejos de Azul como diseño.
 Eat, me if you can.

Microjuego de faroleo que me parece una maravilla por lo que ofrece con tan pocos componentes. No soy muy fan de los microjuegos, pero éste está muy bien pensado. Recomendable.

Rajas of the Ganges

Muy buen peso medio que en una hora o poco más nos ofrece un buen puñado de decisiones interesantes.

Aunque una ludoteca grande suele estar saturada de este tipo de juegos estoy planteándome muy seriamente adquirirlo porque es un familiar muy apañado.
 Heaven & Ale

El hijo de Egizia y Castillos de Borgola resulta ser uno de los euros más majetes de este pasado Essen. No es un juego que recordaremos para la eternidad pero sí es un muy buen euro abstracto con una duración estupenda para la chicha que ofrece. En menos de una hora echas una partida a cuatro jugadores y vas a tener que decidir cosas interesantes y pasarlas canutas si no te administras bien.
La pega del juego es quizá que es muy seco. Además la rejugabilidad es cuestionable. A pesar de ello, de lo mejor de este Essen.

 Hegemonic

Juego espacial de colocación de losetas y mayorías que me dejó total y absolutamente frío.
Creo que hay muchísimas mejores formas de pasar casi tres horas que con este tedio de juego.
 King's will

Diseño perfectamente engrasado en cuanto a mecánicas, pero con una interacción casi inexistente, una competición entre jugadores muy descafeinada y unas penalizaciones (que podrían ser el brillo del juego) tremendamente livianas.
El juego tiene unas puntuaciones a final de partida y unas penalizaciones (ambas ocultas) para el que no las cumpla. Esto, que suena muy interesante, se implementa de forma pésima, porque la sanción por no llegar a los objetivos es como la picada de un mosquito a un elefante. Lo que podría ser un juego épico por pasarlas putas se convierte en un juego más, un diseño correcto pero olvidable.


 Kodama

Precioso juego de colocación de losetas (cartas en este caso), muy ligero, ligerísimo, pero que se deja jugar con los más pequeños de la casa.




 Majesty, for the realm

Pequeño juego de cartas sobreproducidísimo por sus monedas gigantes de plástico-resina (que no obstante son casi necesarias porque el dinero está circulando constantemente) que, sin ser una joya, ofrece cosas interesantes a pesar de su sencillez.

Peso ligero que, sin ser un imprescindible, está "apañao".
 Manhattan

Viejunísimo juego abstracto de mayorías que me parece un auténtico pepinazo en su categoría de abstracto familiar.

Imprescindible.
 Manymals

Juego de cartas para los más peques. Una especie de trivial con agilidad visual. Una "tontá" de juego que ha causado furor en mi casa porque mi hijo es un fanático (y estudioso) de las enciclopedias animales.
 Nusfjord

Glass Road de colocación de trabajadores sin la mecánica molona de Glass Road.
Creo que eso resume mucho.

Un juego bien hecho (Uwe no suele hacer mierdones) que me ha provocado menos tremprera que ver un partido de Segunda División B. 
Como decía, un juego bien hecho, pero que si me lo ofrecen con tiempo pido hora para el dentista y así aprovecho.
Destacable también la indecente producción de las monedas. E indecente es un calificativo muy ligero. Son una auténtica vergüenza.

 Okanagan

Carcasonne 2.0 de Emanuele Ornella. Familiar decente pero insuficiente con algunas cosas que no encajan: demasiada complejidad y trasiego de fichas par lo que ofrece el juego.

No se quedará en casa. 
 Pioneers

Otro juego de Emanuele Ornella presentado este Essen. 
Un familiar muy apañado y original que se juega en una horita y que ofrece decisiones muy interesantes.

Grata sorpresa este Pioneers.




 Pulsar 2849

Mucho y muy bien se ha hablado de este juego y aún no sé por qué. 

No sé si se debió a una más que lamentable explicación, pero el juego me pareció un auténtico coñazo sobrehumano. Es cierto que para mí el tema espacial es un hándicap, pero el aburrimiento fue tremendo. He leído que se parece al Grand Austria Hotel y en mi opinión se parece en que hay dados, en lo demás como un huevo a una castaña.
Mucha opinión positiva de este juego pero me paso al lado oscuro.


Riverboat

Juego familiar de Michael Kiesling que, como es habitual en este señor, está diseñado estupendamente.
Sin embargo, el juego no me transmitió nada espectacular y, aunque me gustó la partida, no es un juego que vaya a entrar en casa.

Bien, sin brillar.


 Manhattan Traffiq

Original y poco conocido juego de colocación de losetas al que quiero darle más partidas porque en su única partida me pareció muy interesante.

Seguiremos informando.



Pit

Juego más viejo que Matusalén que nunca había jugado antes.
Un party game para jugar a "grito pelao" y echarse unas risas con la familia.





Ex libris

Sorpresa mayúscula este juego de colocación de trabajadores del que muy poco se está hablando. 

El precioso aspecto gráfico atrajo a todo tipo de jugadores en su previa de Essen, pero pronto el precio excesivo y la fama de juego familiar ligero ahuyentaron , sobre todo, a los jugones de culo duro.

En lo primero, el precio, no puedo estar más de acuerdo porque 55 € es un total abuso.  En lo segundo disiento, porque aunque Ex libris no es un juego duro tampoco es un familiar ligero. Como dijo alguien el toro día en la Blackcueva: "si esto se lo sacas al cuñao.."

Estamos ante un juego estupendo y precioso que mezcla la colocación de trabajadores con el puzzle de forma brillante. Además, la forma en que varían las localizaciones donde colocar tus meeples es fresca.
El juego escala muy bien de uno (tiene modo solitario que se juega en un suspiro) a cuatro jugadores, aunque a dos jugadores tiene algún detalle que hay que subsanar con regla casera.

Recomendación blackmeepleiana de este final de año aunque su precio es excesivo (yo conseguí una copia de segunda mano a 40 €).

Hasta aquí los descubrimientos y sus mini-reseñas  de los dos últimos meses del año.

Empiezo el año dando las gracias a los muchos que, a pesar de las pocas entradas de 2017, habéis permanecido fieles a este blog, leyéndolo, comentando y opinando. Gracias infinitas.
Gracias también a los que habéis puesto el ojo y la oreja en el videopodcast Funattic Channel.
Ahí seguiremos dándole caña en 2018.

Voy a procurar que el blog no muera y llegue a 2019 con un montón de contenido.
A por el noveno año de la Ficha Negra.

¡Feliz año a todos!! Jugad mucho que eso nos hace más felices.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...