lunes, 24 de octubre de 2011

Crónica de Essen (parte primera): Sleepin’ in the Hammam

Ya estamos de vuelta de la feria de Essen, el paraíso lúdico, la Meca jueguil, a la que la Ficha Negra ha peregrinado por primera vez en su vida junto a Pepe y a los hermanos Romeral: Pedro, Silvia y Néstor, el papá de Nestorgames.

El viaje

Aunque Mr. Meeple tiene su cuartel general en Barcelona, debido a que los hermanos Romeral tenían compromisos varios en tierras mañas (los Romeral son mañicos), la expedición rumbo Essen partió desde Zaragoza.

Así que después de un ratito en coche Barcelona-Zaragoza, cogimos el vuelo vespertino rumbo a… Bruselas.

¿Mande? ¿Pero esto de los juegos no estaba en Alemania?

Correcto, está en Alemania, pero como teníamos que salir de Zaragoza y desde allí lo más rápido y barato (y creo que la única opción) era ir a Essen vía Bruselas…pues eso.

Cosas de Pepe, que además de lento en pensar sus jugadas tiene estas ocurrencias (Pepe es de esos tipos apañaos que lo arregla todo… después de romperlo, claro: “Pepe, no toques eso que se va a romper, Pepe hazme caso hombre que se va a rom…te lo dije, Pepe”).

Una vez aterrizamos en Bélgica cogemos el coche de alquiler y en dos horitas nos ponemos en Wuppertal, a veinte minutos de Essen. Pepe siempre va al mismo hotel de Wuppertal porque el hotel tiene precio más asequible que Essen en los días de feria.

El miércoles por la noche llegamos al hotel hechos un cromo después de tanto kilómetro, deseando dejar las maletas, darnos una ducha y soñar con los cientos de miles de juegos que deben estar ya apilados en la feria.

Al reclamar nuestras habitaciones (a las doce y pico de la noche), el recepcionista nos dice que la reserva no está hecha para el miércoles y jueves, sino para jueves y viernes. Vamos, que esa noche no teníamos reserva.

Además, el tipo nos dice que el hotel está llenísimo, que no hay ni una sola habitación libre y que el pueblo está más o menos igual…

Desde luego, Néstor hace unos juegos cojonudos con Nestorgames, pero lo de hacer reservas de hotel no lo lleva muy bien que digamos. ¡Catetoooooooo!

Una vez procesamos el susto y el estómago vuelve a su sitio, el recepcionista hace unas diez llamadas y nos dice que no hay nada libre en la zona, pero nos da varias direcciones de hotel para que probemos.

Y eso hacemos, otra vez al coche y a buscar alojamiento.

Después de casi una hora de búsqueda infructuosa (todo petadísimo), de hotel en hotel, Néstor llama al hotel y ruega por caridad humana (human charity, porque es en inglés) que nos acojan donde puedan.
Y eso hicieron, nos acogieron como buenamente pudieron:

Nos dieron una habitación individual (que acababa de quedar libre –sospechoso-) para dos personas, y la sauna para que durmiéramos el resto.

Y ahí dormí el primer día, en una sauna, un Hammam como decían allí, Pedro en un sofá, Nestor en una camilla de masajes y yo en el suelo: me hice un colchoncito con mantas y toallas y a dormir como Dios. Porque todo sea dicho, con lo cansado que estaba dormí como hacía mucho tiempo que no dormía.

El sitio era muy surrealista, parecía una sala sacada de Eyes wide shut de Kubrik (sólo faltaba la peña en bolas dándole al asunto).

Así que lo dicho, mi primera experiencia en Essen empezó tremendamente mal.

Si el viaje ya era para mí un poco duro (Barcelona-Zaragoza-Bruselas-Wuppertal-Essen-Bruselas-Zaragoza-Barcelona) el tema del hotel acabó por matar la poca energía que me quedaba.

A las dos y media de la madrugada me eché en el suelo con la alegría de haberme quitado el susto de tener que dormir en el coche con mis compañeros de viaje a 3 grados centígrados. Y me fuí a dormir con esas ganas nerviosas de que amaneciera deprisa para podr disfrutar de mi primer Essen. Como un niño esperando a los Reyes.

Cómo fue la feria os lo explico en la segunda parte.

10 comentarios:

  1. Menuda experiencia el primer día, me quedo con esta frase: "Y ahí dormí el primer día, en una sauna, un Hammam como decían allí, Pedro en un sofá, Nestor en una camilla de masajes y yo en el suelo".
    Impresionantes, esperando la segunda parte

    ResponderEliminar
  2. Joer, vaya inicio!

    Pero supongo que lo que vendría dps te quitaría el mal sabor, espero ;D

    ResponderEliminar
  3. Oye!

    Te quieres venir a la ludoteca a jugar al Phanteon de una vez!!!

    ResponderEliminar
  4. Debo decir que la camilla tenía unos 60 cm de ancho y conseguí dormirme a las 5, porque estuve todo el tiempo temiendo caerme. Eso sí, puse unos cojines en el suelo por si acaso.

    Blackmeeple no ha contado que a las 3 de la mañana quitaron la calefacción. Y comenzó a escucharse un silvidillo nasal muy gracioso. Si, era la tocha de blackmeeple. Roja y brillante.

    Yo tuve suerte y pude taparme con dos toallas de manos.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja, así que la foto de la sauna!!! Por lo menos está muy bonita!!! Bueno, estas son las cosas que le dan vidilla a los viajes, seguro que nunca te olvidarás de esto. x)

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, un susto el primer día, pero son cosas de esas de las que luego te echas unas risas.

    Además, cosa que no he dicho, el recepcionista tenía más pluma que la gallina caponata. Yo creo que nos echó una mano para ver si le ofrecíamos a Pepe para pasar la noche :)

    Y bueno, tengo que decir que la foto que he puesto no es la de allí, ésta foto es mucho más glamurosa.

    La de allí era entre cutre y fashion.

    Cutrelux, como decía Paco Clavel.

    Y sí, la verdad es que lo de quitar la calefacción fue la única jodienda de la noche, a la mañana siguiente tenía un conato de calipandria que por suerte se quedó en eso, conato.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, que 'silbidillo' es con 'b'. Ops!

    ResponderEliminar
  8. Jo, jo, cojes el coche, luego avión, luego te pateas el aeropuerto, luego mas coche, llegas al hotel, vuelta al coche, otra vez a patear, vuelta al hotel en coche, una buena ducha, y cuando piensas que ya te ha podido pasar de todo y vas a dormir como un rey..., El PUTO RELOJ DE CUCO EMPOTRADO A 3 METROS DE ALTURA, martilleando sobre tu cabeza, TIC, TAC, TIC, TAC!!, y tu pensando, sniff, ya no dormiré mas en mi vida, y me gustaba...

    ResponderEliminar
  9. Esto te pasa por pillar el sofá sin echarlo a suertes.

    ResponderEliminar
  10. que manera traumatica de empezar el peregrinaje a Essen, pero seguro que compensa :o) (me voy a leer la segunda parte xD)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...