jueves, 22 de octubre de 2015

Jugando en serio: el crowfunding y los juegos de mesa

En "Jugando en serio" vamos a abandonar un poco el carácter "magazine" de The Black Meeple y a opinar y reflexionar sobre aspectos del mundo del juego desde un punto de vista más crítico. Blogosfera,contenidos, editoriales, el juego como necesidad y como herramienta educativa serán algunos de los aspectos sobre los que, de vez en cuando, iremos dando nuestra opinión.



Casi todos los que estáis leyendo este artículo sabéis ya lo que significa el crowfunding. Para aquellos despistados diremos que el crowfunding (micromecenazco) es una forma de recaudación de fondos colectiva dirigida a la financiación de un proyecto determinado. Quienes plantean esta clase de recaudación de fondos presentan su proyecto en una de las plataformas de internet creadas para ello y solicitan que los mecenas vayan aportando dinero a cambio de obtener algo al final del proceso. Si se alcanza la recaudación objetivo el proyecto se financia y ve la luz. Si no, no sale adelante.

En España existen diferentes plataformas de financiación colectiva (podéis echar un vistazo aquí) y en relación a los juegos de mesa la más popular es Verkami (Kickstarter como plataforma internacional más famosa).

Así, centrándonos en los juegos de mesa, la idea del crowfunding se planteó inicialmente como una oportunidad para que los autores sin recursos pudiesen publicar sus juegos mediante la seducción a los mecenas, quienes se convertían simultáneamente en consumidores y patrocinadores.

Este planteamiento suponía a priori  una excelente noticia para los compradores de juegos, que iban a tener "más mercado" y mejores diseños: aquellas joyas que, probablemente por diferentes cuestiones de mercadotecnia, no iban a ver la luz.

Con el tiempo, la segunda de las premisas se cumple siempre: hay más mercado. La primera -la de una oportunidad para que los autores sin recursos publiquen sus juegos-  no se da siempre pues el uso del crowfunding, su esencia, se ha corrompido hasta el punto de que grandes empresas del sector de juegos utilizan las campañas de micromecenazgo como una manera de limitar sus riesgos. ¿Cómo puede ser que empresas como, por ejemplo, Queen Games planteen sus proyectos en estas plataformas? Queen Games y muchas otras empresas grandes convierten una herramienta útil y necesaria para la gente sin recursos en un instrumento del capitalismo para la minimización del riesgo. Lamentable. Desde aquí boicot.

Como apunto, la esencia del crowfunding se ha pervertido. Pero este no es el único punto negativo de la creación de juegos de mesa a través de estos mecanismos.

Cada vez hay más juegos de mesa editados en todo el mundo por editoriales y, si a esa gran masa de juegos le añadimos los juegos financiados por crowfunding, la cantidad de juegos disponibles es descomunal. Esta abundancia no es negativa pues para que haya base, para que haya industria, una buena, tiene que haber muchos juegos (buenos y malos). Como consumidores de juegos debemos alegrarnos de esta cantidad, pero no se puede decir lo mismo la calidad. Me explico.

El problema básico de los juegos editados por crowfunding es que a menudo acaban convirtiéndose en productos amateur que ven la luz sin estar suficientemente probados (testeados como mal decimos la gente del mundillo). Es cada vez más frecuente ver juegos que a los dos días de ser financiados o recibidos por los mecenas, tienen que ser retocados por la "variante del autor" (aquí un ejemplo) o por una expansión imprescindible para que el juego deje de estar roto (cuestión descubierta por los jugones después de jugar unas cuantas partidas).

Obviamente no todos los juegos editados por crowfunding adolecen de estos problemas, pero cada vez más da la impresión de que los juegos que nacen por esta vía están mal acabados, incompletos o simplemente son malos diseños.

En definitiva tenemos cada vez más juegos publicados, muchos de ellos de dudosa calidad, que se presentan a través de una herramienta mal utilizada y explotada de forma abusiva por grandes empresas, entonces ¿quién sale ganando?
Si el consumidor arriesga, si el producto final no siempre es satisfactorio y si el mercado se satura con productos (no todos) de una calidad regulera, ¿quienes son los beneficiados?:

- Las ya mencionadas editoriales, que abusan del crowfunding y reducen a cero el riesgo de su inversión.
- Los autores, que consiguen que su proyecto se publique y reciben así una satisfacción tremenda. 
- Y el señor Verkami (o Kickstarter) que comisiona por cada eurete o dolar que le enviamos a todo proyecto.

En el caso de los autores la cosa está llegando a cotas un poco surrealistas, hasta el punto de ver proyectos en los que los propios autores ponen su dinero para que el juego vea la luz (dos ejemplos aquí y aquí). Una locura.

En el caso del "señor verkami" (o Kickstarter) no hay duda: es el que pilla cacho.

Esta reflexión no puede extenderse a todos los proyectos lúdicos de micromecenazgo (hay campañas de crowfunding extraordinarias, con productos de una calidad excelente y que además cumplen con la esencia de las plataformas de financiación): tampoco se pretende aquí demonizar este (a priori) útil instrumento últimamente prostituido, claro que no. Lo que se intenta es reflexionar sobre una tendencia cada vez mayor y que de seguir así petará.

Y en el fondo, gran parte de culpa también es de los consumidores que ponen el dinero (algunos) casi de forma compulsiva. Se nos da lo que queremos, JUEGOS a tutiplén, y nosotros pagamos.


19 comentarios:

  1. No se si el beneficio para el autor es también el no arriesgar su dinero. Lo que está claro, al menos para mi, es que el objetivo inicial del crowfunding, que era promocionar obras o proyectos que de otra forma no saldrían adelante, se ha convertido en un traslado de riesgo al consumidor, que no sabe realmente lo que apoya y es quien ahora asume todo el riesgo, sin plazos ni forma clara de presionar para obtener el producto.

    Por otro lado, la crítica de que el autor ponga su propio dinero, sea más o menos cantidad, no la entiendo bien, pues es sabido que hay autores que directamente, en su primer juego y con el afán de sacar más cosas en el futuro, aportan dinero para mejorar la calidad y ganar menos dinero o llegar al precio de coste de producción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo.

      En lo de que el autor ponga dinero de su bolsillo hay dos cosas criticables:

      Primero que le da al proyecto una sensación de cutrez. Si se trata de seducir al mecenas con maniobras como esta se consigue, al menos para mi gusto, todo lo contrario.

      Y segundo que por cada euro que ponga acaba pagando también una comisión a la plataforma. En proyectos de 3 ó 4 mil euros quizá es mejor ahorrar y no pagar comisión... es de clase tonta. Si pone de su bolsillo deja de arriesgar su dinero.

      Eliminar
  2. A pesar de todo lo que dices, y con lo que estoy bastante de acuerdo, es una herramienta muy útil. El problema es también del creador, que por entregar algo olvida que se debe imponer a sí mismo un nivel de calidad superior. Lo de las empresas es de vergüenza, pero hecha la ley hecha la trampa. Creo que prototipos como uno que jugué yo de ovnis bien majo (ya sabes a cual me refiero) tendría mucha salida en una plataforma como esta. Está más que probado, el diseño es mejorable eso sí, pero sería todo un éxito.... ahí dejo la idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los marcianos siguen su curso. Trabajando la versión 3.0

      Eliminar
  3. Muy de acuerdo con todo lo expuesto, yo yevo un tiempo diciéndolo: los peces gordos eclipsan a los pequeños, y entre los pequeños abundan los productos a medio desarrollar. Y lo mas tremendo, que algunos proyectos grandes tampoco tienen suficiente testeo.
    De todas formas no me extraña, ya que es una plataforma en la que puede entrar casi cualquier persona. A veces sale rentable y otras veces te yevas una chufa a casa.
    Que podemos hacer?? poca cosa aparte de elegir bien los proyectos apoyados.
    Gran entrada black, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo sólo he apoyado dos proyectos: Fief, porque el juego me interesaba de hacía tiempo y Carson City Big Box (campaña impecable y producto de 10)

      Eliminar
  4. Yo echaría la culpa al consumidor. Mira el ejemplo de la tienda de Primark en Madrid. ¿Tiene algún sentido esperar una hora para entrar en una tienda con ropa de mierda? Seguramente no. Somos lo que consumimos. Personalmente me parece cojonudo que haya crowfundings y que haya muchos juegos. Why not? En Estados Unidos se han invertido 200 millones de dólares en kickstarter para juegos de mesa en 2015 y eso me parece una gran noticia para la industria, sin importante quien se haga rico. ¡Si tuve la idea se lo merece!
    Lo que si me raya mucho es lo que dices de las editoriales ya que corrompen la esencia del micro mecenazgo que es no lucrarse. Apoyo tu boicot y buen artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gonzalo

      Gracias por comentar

      Totlamente de acuerdo contigo.

      Nosotros somos los responsables de filtrar y saber elegir, pero dicho eso me limito a exponer que cada vez hay más proyectos de todo tipo.

      Y no sé si se está generando una burbuja que puede que pete.

      Y también de acuerdo en que se enriquezca o no verkami o KS, no lo critico, simplemente digo que es el que pilla cacho (ojalá se me hubiera ocurrido a mí la idea)...

      Lo dicho, gracias por comentar y sigue asomándote. :)

      Eliminar
  5. Todo lo siguiente dicho con el más absoluto respeto:

    Para poder dar una opinión primero hay que entender como funciona el crowdfunding desde todos los ángulos. Cosa que obviamente no es el caso del autor.

    Una editorial puede decidir hacer un crowdfunding como prospecto de mercado, ver el interés que suscita un producto antes de invertir más recursos en él y llevarlo a producción. ¿Cual es el problema exactamente? Puedo entender argumentos moralistas pero ¿le importa realmente al consumidor si el juego de crowdfunding sea de una editorial o no? La mayoría te lo anuncian. Además, hay que tener en cuenta que cuando hablamos de "editorial" no hablamos de Devir, sino tres amigos juntos que quieren promulgar los juegos de mesa por amor al arte (muchas veces sin beneficio o con un beneficio irrisorio que no justifica en absoluto la inversión de esfuerzo).

    Para los autores todo ésto es más cierto aún. Si el Sr. Black Meeple se hubiera molestado en informarse, sabría que un autor tiene dos opciones. O bien pide una recaudación muy inferior a lo necesario y asume el riesgo económico de que el proyecto se funde pero no le dé para cubrir gastos de producción, o bien aporta dinero a posteriori. Ambas opciones muy válidas, pero desde luego la segunda es mucho más segura, y es que no está el horno para arriesgar 3000 euros. Por otro lado, el mecenas que ha tomado la decisión de aportar ni sufre ni padece ésta decisión, es más, se alegra de que el producto que deseaba salga a la luz.

    Vamos a dejar a un lado la discusión sobre la calidad de los productos que salen por Verkami. O confías en el producto o no confías. Un autor que publica algo malo se desprestigia a sí mismo, y el resto no necesitan a un blogger que generalice en un articulo de opinión sesgado. Para eso están las críticas o reviews.

    Y es que los hay que todavía no se han enterado que los juegos de mesa son un negocio catastrófico. Si tienes suerte, no pierdes dinero. Incluso a Verkami y su comisión, seguramente les iría mejor si se dedicaran a vender Kleenex en un semáforo. Parece ser que el argumento del artículo (si es que lo hay) es que se dejen de vender juegos crowdfunding. Será mejor volver al modelo monolítico de las editoriales preocupadas únicamente por una cuenta de resultados, exprimiendo autores que apenas llegan a fin de mes, y la imposibilidad de la mayor parte de la población de que sus productos vean a la luz. Oh, y de paso las discográficas de toda la vida, que vienen a ser lo mismo. Elige entre Shakira o Rhianna.

    Pero claro, hace falta un poco más de empatía para darse cuenta de que hay gente detrás de ésto, poniéndole ilusión, esfuerzo y ganas. Algunos harán algo bueno, la mayoría no. Siempre ha sido más fácil opinar desde la cueva con una mano en los huevos y otra en el teclado que intentar hacer algo. Creo que lo llaman troll.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísimo diseñador o pseudo editor ANÓNIMO. Lo que más me gusta de tu valiente intervención es la coherencia de hablar de "fácil opinión desde la cueva con una mano en los huevos" y hacerlo además desde el anonimato.

      No voy a contestar estas palabras más fondo sin saber quien eres.

      Y sí, lo has dicho todo con el más absoluto respeto ya se ve en lo de la mano en los huevos y en lo de llamarme troll.

      Me parece fantástico (por no mandarte a tomar por culo. Con el más absoluto respeto. Eso que no falte)

      Eliminar
  6. jejeje así a priori tampoco parece mala opción. :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué no te parece mala opción? Que se vaya a tomar por culo?? jajajaja

      Eliminar
  7. Interesante artículo si señor.
    Servidor es muy timorato la verdad, y el aluvión de proyectos que se proponen en crowfunding me acojona en cuanto a la calidad. Ya he visto proyectos que salen adelante por cuestiones de amiguismos, o por cosas como que al juego le den un buen aspecto gráfico y así llama la atención... pero dps la calidad es otra cosa. Hay que andarse con más ojos que nunca y seleccionar muchiiiiisimo más.
    Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es.

      Una cosa que quise escribir y olvidé es la especial importancia que tienen las ilustraciones en los proyectos. Para que triunfe una campaña es básico que entre por los ojos. Y eso no creo que beneficie especialmente al ilustrador

      Luego la calidad, como dices, es otra cosa.

      Pero no olvidemos que también hay buenos juegos en KS y verkami.

      Eliminar
  8. Discrepo sobre la calidad y el poco testeo de los juegos de Kickstarter, no porque sean todos buenos, (que ni de coña) sino porque fuera del crowdfunding pasa lo mismo. ¿O es que son buenos todos los juegos financiados de la forma tradicional? Me viene a la cabeza el Takenoko, pero podría estarme toda la noche poniendo ejemplos.

    En lo de las grandes compañías sí te doy la razón, es algo que me pone malo, y otra costumbre del crowdfunding que me da por culo son las exclusivas para los backers.

    A ese ser tan respetuoso de arriba ni caso. En el penúltimo párrafo se nota que él sí sabe lo que dice, por ejemplo se ve que los del Zombicide han cubierto los gastos por poco (tuvieron suerte claro).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que fuera de crowfunding también pasa lo de juegos reguleros, pero creo que no tan a menudo.

      Sobre las exclusivas para backers pienso al revés.

      Si no las hay ¿qué sentido tiene arriesgar como mecenas?

      Y el anónimo mezcla cosas. Mezcla cuestiones empresariales con cuestiones sentimentales ("los juegos de mesa son un negocio catastrófico" -que le pregunten a Devir- versus "hace falta un poco más de empatía para darse cuenta de que hay gente detrás de ésto, poniéndole ilusión, esfuerzo y ganas"

      De pena

      Eliminar
  9. Excelente entrada. Es un tema que es recurrente en alguno de mis grupos. Lo que me hace alucinar a mí, a nivel personal, es el tema de las editoriales consolidadas sacando proyectos por crowdfunding. Además me hace alucinar en dos aspectos:
    Primero: pervierte el sistema, no respeta la esencia de la herramienta y, aún así, tienen "los santos huevos" de sacarlo adelante sabiendo que no es una herramienta para ellos.
    Segundo: todos nos quejamos del primer punto pero, aún así, muchos financian. Yo prefiero quedarme sin un juego a pasar por el aro y pagar, y aquí habla a nivel personal y a nivel de tienda, no financio ni financiaré por crowdfunding a una editorial consolidada con medios y, además, haré todo lo posible por explicar el por qué (como hago ahora mismo en este comentario).
    Por cierto, primera entrada que leo de tu blog y promete no ser la última ;) Un placer ésta primera toma de contacto. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  10. La gente en su sano juicio no metería su dinero en juegos que no conoce, no han sido jugados por nadie y de los que hay reseñas etc ¿por qué lo hacen? Por la misma razón que muchos inversores meten su dinero en bancos o empresas que prometen altísimos intereses. En el caso de los juegos esos intereses son un montón de extras irresistibles que ¿quién se los quiere perder? El problema como siempre es distinguir dónde hay una buena inversión y donde un timo. ¿para qué quiero tanto extra si el juego base necesita todavía un hervor o 2? A mi me ha pasado y en general, procuro mirar con mucho cuidado donde meto el dinero.

    Por otra parte el cliente que decide esperar y comprar en tienda es tratado como un paria y le venden a precio de oro un juego base que necesita de expansiones ya al nacer. En fin, es todo cuestión de sentido común.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Jose Luis

      Yo creo que es muy difícil distinguir qué juegos de Crowfunding tienen buen desarrollo y cuales no... :(

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...