martes, 16 de enero de 2018

Reseña: Heaven & Ale



Autores: Michael kiesling y Andreas Schmidt
Publicado por: Eggert Spiele, Piatnik y Plan B
Año de publicación: 2017
Duración: 45-75 minutos
Número de jugadores: 2-4
Mecánica: Colocación de losetas

El pasado Essen Michael Kiesling presentó en la feria cuatro nuevos juegos: Riverboat y Azul en solitario, Reworld con su compañero de aventuras Wolfgang Kramer y este Heaven and Ale con Andreas Schmidt. 

De sus cuatro estrenos he podido jugar a tres. Riverboat es un buen peso medio, poco original, pero de inmaculado diseño. Azul es una joya en su categoría. Y Heaven & Ale es el que más me ha gustado de los tres. Os explico el porqué.

Componentes

Un tablero, 100 losetas hexagonales de recursos, 49 de edificios, 24 redondas de monje, y 24 de barriles. 8 meeples , 20 fichas hexagonales, 36 marcadores, cartas de puntuación y dinero; y 4 tableros de papel de fumar para colocar las losetas.

Todo de buena calidad, correctísima, salvo los mencionados tableros, que da pena verlos.

El juego

En Heaven & Ale somos monjes encargados de fabricar cerveza en nuestro monasterio. 

El tema es totalmente pegado. Hablamos de monjes como podríamos hablar de cualquier otra cosa. Estamos ante un euro abstracto y el tema no es uno de sus fuertes.


Durante seis rondas en partidas de cuatro jugadores (cuatro para tres y tres para dos), debemos dar vueltas por el tablero principal recolectando recursos y colocándolos en nuestro tablero individual.

Dicho tablero individual está dividido en dos zonas, una soleada y otra sombría. Cuando activemos losetas de recursos en la zona sombreada obtendremos dinero, necesario para comprar nuevas losetas. Cuando activemos las losetas de la zona soleada avanzaremos el marcador de recursos correspondiente en la pista de recursos.
En nuestro tablero personal tenemos una pista en la que, al inicio de la partida, colocamos escalonados nuestros cinco marcadores de recursos y un monje. Al final de la partida, la casilla del marcador de recurso más atrasado se multiplica por el valor de la casilla en la que está  monje (cuanto más avanzado mejor) y de dicha multiplicación se obtiene la puntuación final a la que sumaremos unos cuantos puntos extra por losetas de objetivo que podremos ir reclamando en la durante la partida. 

La mecánica es muy simple: en tu turno mueves tu meeple hacia adelante tantas casillas como desees, te paras donde quieras y compras tantas losetas como quieras (de las que haya, normalmente una) pagando su coste (el impreso en la propia loseta). El coste es el normal si colocamos la loseta en zona de sombra y el doble de su precio si colocamos en la zona soleada.
Puedes pararte en casillas de comprar recursos, en otras de comprar monjes, en las de reclamar objetivos o las de activar losetas. Cuando activas losetas obtienes avances en la pista de recursos (loseta en zona soleada) o dinero (loseta en zona sombría). En nuestro tablero personal tenemos ocho espacios de activación (uno activa todas las losetas del número  que elijas, cinco por tipo de recurso y una por cada tipo de monje). Cada loseta de activación sólo puede activarse una vez en toda la partida. Y cuando has activado una pareja de casillas de activación (dos adyacentes) puedes cobrar una de tus cinco cartas de bonus que te dan un buen impulso en la partida. 

Cuando activas un tipo de monje todos los monjes de ese tipo que tengas en tu tablero personal entran en acción de modo que todas las losetas que toquen se activan de nuevo. Ahí está el poder de las losetas de monje, tan codiciadas durante la partida.

El tablero personal tiene unos espacios hexagonales para construir edificios en los que no se puede colocar recurso. Cuando rodeas completamente uno de esos espacios, construyes un edificio según el valor de los recursos que lo encierran. Eso provoca el avance del monje en la pista de puntos y, sobre todo, la activación de determinadas losetas adyacentes (según el valor del edificio el monje avanza más o menos y lo mismo con el número de losetas a activar).

Al final de la última ronda se avanzan los recursos según la ratio que marca el monje y se multiplica el valor de la casilla del más atrasado por el valor del monje.
A esa puntuación se le suman los puntos de los objetivos conseguidos (se otorgan por colocar todas las losetas soleadas, las sombrías, activar todos los monjes, todas las casillas de recurso, etc.) y el que tenga más puntos gana.

Opinión

Heaven & Ale es muy buen juego. Un juego abstracto con aroma viejuno, sencillo de normas pero con profundidad que, a pesar de ofrecer un buen puñado de decisiones interesantes, tiene una duración muy moderada, pues cuatro  jugadores que conozcan el juego pueden liquidar una partida en 45 - 50 minutos.

El juego, sobre todo en las primeras partidas, te va a hacer pasarlas canutas con el dinero. Si gestionas mal tus primeros turnos vas a estar seco muy pronto y vas a tener que activar losetas de dinero antes de lo deseado. Y una de las gracias del juego es precisamente eso: cuándo usar las casillas de activación. Si te esperas mucho seguramente tus réditos serán mejores, pero quizá sea demasiado tarde. Y si lo haces muy pronto, obtendrás un impulso rápido pero quizá insuficiente.
Para optimizar esas importantes decisiones, es imprescindible saber gestionar la construcción de tus edificios puesto que cuando los construyes puedes activar nuevamente unas cuantas losetas. Es esencial ir calculando el valor de las losetas que rodean el espacio de un edificio pues el valor de las mismas determinará cuántas y cuales podremos activar.

La mecánica principal del juego es la de Egizia o Francis Drake: avanza cuanto quieras para comprar loseta, pero no hay vuelta atrás. Así, avanzar mucho por una loseta muy golosa va a provocar dejar muchas otras por le camino para el resto de jugadores.

Con cada compra aparece la segunda mecánica del juego: la colocación de losetas. Es tan importante saber moverte como saber colocar las losetas y pagar por ellas lo correcto. Lo más importante es que los recursos avancen, porque es lo que va a dar puntos, pero no se puede olvidar generar dinero para poder comprar nuevas losetas. Hay que buscar un equilibrio entre dinero y puntos. 

Tensión, culo prieto, escasez y un componente táctico de carrera estupendo hacen que una partida de Heaven & Ale, ya corta de por sí, se pase en un suspiro. 

Estamos ante un diseño que seguramente no es un top. Un diseño que pasará bajo el radar de mucho eurogamer porque "no es un pepino". Pero hortalizas aparte, Heaven & Ale es un fantástico eurogame abstracto que ofrece mucho en partidas cortas.

Como única pega al juego podríamos apuntar su pobre implementación del tema y, sobre todo, su rejugabilidad, porque las partidas suelen ser similares y con poca variedad de estrategias. No obstante,  estamos ante un diseño más táctico que estratégico y, tras casi una decena de partidas, el juego me encanta y no se me ha hecho repetitivo. 

En definitiva, si no os molesta un tema pegadísimo y sois eurogamers puros y duros Heaven & Ale es uno de los mejores euros de peso medio-alto de este pasado Essen. Dadle una oportunidad.

Hasta la próxima reseña.

Edito. Olvidé decir, aunque lo tenía en mente, que es un juego que escala perfectamente de 2 a 4 jugadores. Con 4 hay obviamente mas tensión, pero a 2 la experiencia de juego también es excelente.

8 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con la opinión en general. Pude probarlo a cuatro y me pareció un juego muy entretenido. La mecánica de la puntuación me pareció original y muy acertada.

    La dualidad de noche y día, puntos y dinero, genera muchas decisiones. Quieres hacer muchas cosas de golpe y no puedes y el dinero te mata. Es muy necesario.

    A seguir con las reseñas, que has empezado fuerte el año, y a descubrirnos pequeñas joyas escondidas

    Tokameroke

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo

      Intentaremos seguir en esta línea de un par de entradas semanales

      Eliminar
  2. Ya estamos tentando al personal, es leer tus reseñas y entrar en estado de compra compulsiva. Animo y adelante en este nuevo año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja
      Espero que luego te satisfagan las compras... :)

      Eliminar
  3. Hi,
    Muy de acuerdo con todo. Lo has explicado (como es habitual) de maravilla. Lo he jugado a 2 y a 4 y confirmo que funciona perfectamente igual de bien en ambos rangos de jugadores.
    En lo que no estoy de acuerdo, es en que "no es un pepino". Me parece un juego que cumple de manera excelente con el propósito para el que fué diseñado. Como decías, rápido, culo prieto, tensión al máximo. Que no dure 4h o no tenga mil quinientos detalles de reglas, excepciones, etc, no creo que le haga perder brillo. Para cortar carne utilizamos un cuchillo y para cortar un árbol una hacha, pero no se me ocurriría decir que un cuchillo no es una "herramienta pepino"; va genial cuando tienes un entrecot delante.
    ¿Qué juegos diríais que son mejores que Heaven & Ale? Teniendo en cuenta las características que promete y el nicho que ocupa, se me ocurren realmente pocos competidores.
    Un placer leerte y viva el aroma viejuno.

    ResponderEliminar
  4. Hi,
    Excelente reseña como siempre. Coincido contigo en todo excepto en lo de que no es un pepino.
    Creo que es un producto que cumple perfectamente con lo que promete, y al que no le hacen falta horas de explicación o millares de excepciones y reglas adicionales para ser considerado un excelente juego (un imprescindible si me apuras). Utilizamos un cuchillo para cortar carne, y una hacha para cortar árboles, y nunca diríamos que un cuchillo es una herramienta menos "pepino". Sobretodo con un entrecot delante.
    A lo que me refiero es que la sencillez, me parece tan importante como una buena complejidad y no tiene porqué ir reñida necesariamente con la profundidad; y hace que en este caso en particular, sumada al resto de bondades del juego, el resultado rinda a excelente nivel. ¿Qué juegos conocéis de este nicho que sean superiores? Los habrá más complicados, más largos, más temáticos y seguramente algunos de ellos serán pepinos, cosa que no quita que el Heaven también lo sea. Y si no, ¿qué le falta para serlo?.
    Un placer leerte y viva lo viejuno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buenas

      A mí el juego me parece excelente, pero tiene algunas cosas que no lo hacen super top.

      Es muy frío. Demasiado abstracto y el tema no está especialmente implementado.
      Y la rejugabilidad creo que cojea (a mí, la rejugabilidad sí que me importa porque le suelo dar bastante vida a los juegos que me gustan)

      Pero insisto, problemillas aparte es un juego fantástico.

      un abrazo!!!! y sí Que viva lo vieuno!

      Eliminar
  5. Buenas!!!

    Solo decirte que mis dos ultimas compras han sido este heaven&Ale, el wizard extrem i la expansion del flamme rouge. Confianza ciega en el criterio de Black Meeple

    Un Abrazo! Y a ver si me puedo pasar a saludar el proximo 10 de marzo por gigamesh.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...