lunes, 13 de agosto de 2018

Juegos pequeños, grandes juegos: Carson City the Card Game


En Juegos pequeños, grandes juegos hablaremos de juegos que pueden entrar en tu ludoteca sin que tengas que preocuparte por el poco espacio que te queda en las estanterías, porque abultan muy poco, pero son muy recomendables. 


Autor: Xavier Georges
Publicado por: Quined games
Año de publicación: 2018
Duración: 25 minutos
Número de jugadores: 1-6
Mecánica: subastas y puzzle
Ilustrador: Alexandre Roche

A pesar de ser un gran fan de Carson CIty, cuando descubrí que este hermano pequeño estaba en el horno no tuve buenas sensaciones. Pensé sinceramente que era un diseño para aprovechar el éxito de su predecesor (ahora se va a reimprimir la Big Box). 

Para colmo, tras leer las reglas vi que estábamos ante un fillercillo de subastas y puzzle sin demasiada enjundia.

Unos meses después llega a mis manos el juego y tras una quincena de partidas os dejo mis impresiones. (Sí, una quincena ya)



Componentes

Una libreta de puntuación, 66 cartas de subasta (11 por jugador numeradas del 1 al 11, cada colección con un dibujo diferente), 96 pequeñas cartas cuadradas de terreno separadas en dos eras, 21 cartas de personaje y 6 cartas de ayuda.

El juego

El objetivo del juego es desarrollar la mejor ciudad de la región. Así, iremos construyendo nuestra ciudad con las cartas de terreno conseguidas para obtener puntos de victoria al final de la partida según los edificios que hayamos construido.

El juego se desarrolla en dos eras.

En la primera era tomamos el mazo de cartas de terreno de la era uno, lo barajamos y lo colocamos boca abajo.

Del mismo modo, barajamos el mazo de personajes y lo colocamos boca abajo.

Cada jugador dispone de nueve cartas de subasta numeradas del 1 al 9 de las que se jugará una en cada turno. 
Así, cada era se jugará en nueve turnos. 
En cada turno se muestra un personaje del mazo de ciudadanos así como cuatro cartas de terreno (cinco en partidas de seis jugadores).

Foto Henk Rolleman BGG

Cada jugador juega simultáneamente boca abajo una de sus cartas de apuesta. Cuando todos las han jugado se muestran y por orden de puja (la carta mayor primero) cada jugador elige una carta de terreno o bien la carta de personaje del turno.

En caso de empate, la carta superior del mazo de personajes indica quién de los seis jugadores gana los empates esa ronda. El reverso de las cartas de personaje indica el orden de rango para cada turno.

Una vez todos tienen su carta la colocan en su zona de juego.

Como habréis calculado, en cada turno todo el mundo coge una carta y siempre sobrará una (de terreno o el personaje si nadie lo quiso. En partidas de seis jugadores no sobra ninguna carta).

Las cartas de terreno están divididas en cuatro parcelas. Cada parcela puede estar vacía o tener construido un edificio.
Una vez colocada en nuestra zona de juego la carta puesta no podrá moverse, si bien sí podrá colocarse una nueva carta encima de una preexistente siempre y cuando no se tape ningún edificio ya construido o bien se tape con el mismo edificio.
Las nuevas cartas colocadas en nuestra zona de juego siempre deben tocar ortogonalmente una carta colocada anteriormente

La partida acaba al final de la novena subasta de la segunda era, momento en el que se cuentan los puntos de nuestros edificios y personajes.

La puntuación es similar al cómputo de ingresos en el Carson City de tablero: los ranchos dan un punto por cada espacio libre adyacente, las minas dos puntos por mina adyacente, los salones dos puntos por casa adyacente, etc.

Hay algunas variaciones, pero son mínimas.

Además de los puntos por edificios, algunos personajes también dan puntos de victoria per se, o bien si cumplen determinados requisitos (tres puntos por rancho, uno por mina y montaña, dos por cada otro personaje, etc.).

Los personajes no sólo dan puntos de victoria al final de la partida, sino que también permiten alterar el orden de las pujas usándolos una vez por era.



Foto Henk Rolleman BGG
Opinión

Quienes sigan este blog pensarán, con sospechas fundadas, que mi pasión por Carson City iba a adulterar la reseña de este hermano pequeño de cartas. Pero no es así. 

La lectura de reglas me dejó poca euforia en el cuerpo y abrí el juego pensando que Xavier Georges casi siempre acierta, pero que esta vez no iba a ser un pepinazo de filler.

Me equivoqué.

Creo sinceramente que Carson City de cartas es un excelentísimo filler. El señor Xavier Georges se ha vuelto a sacar de la manga un fantástico juego en su categoría que, sin aportar nada nuevo en cuanto a mecánicas, sí que es refrescante y además es fiel a los "fanes"del Carson City de tablero.

El juego escala perfectamente de uno a seis jugadores. En partidas de menos de cuatro jugadores siempre va a a haber jugadores virtuales hasta llegar a cuatro. Es decir, en solitario habrá tres bots, en dos dos robots, etc. 

El tema de jugadores virtuales estropea muchísimos juegos. No es el caso de este Carson City de cartas, Hay que destacar que el mecanismo de los jugadores virtuales está implementado de forma magnífica. Además, se puede regular la dificultad de estos rivales virtuales sustituyendo sus cartas de puja 1 y 2 por las numeradas con 10 y 11. 

Para jugar con estos jugadores virtuales se crea un mazo para cada uno de ellos y se saca una carta al azar en cada turno. Si nos ganan la puja se quedarán con la carta de mayor valor de ese turno (todas las cartas de terreno y personaje llevan impreso un pequeño número que indica su valor).

Como única pega al juego mencionaría la puntuación. Los habituados al sistema Carson City lo pillarán a la primera. Quienes no lo conozcan se harán un poco de lío en las primeras partidas porque hay bastantes edificios: No obstante, es un problema menor que se arregla con un pelín de paciencia. En dos partidas está curado.

En definitiva estamos ante un fantástico filler que gustará a quienes disfruten con juegos de este estilo (tipo Honshu), especialmente a los adoradores del Carson City de tablero.

El juego escala bien, tiene una duración correcta para lo que ofrece, presenta una toma de decisiones interesante, tiene un modo solitario muy bien diseñado y un aspecto cojonudo gracias a las ilustraciones de Alexandre Roche. 

¿Qué más se le puede pedir a un filler?
 
Super recomendado.

3 comentarios:

  1. Tu y el Javier Jorge hacéis manitas y los sabes 0 opinión crítica. Jajaja Pese a todo lo compraré co vaya a ser que me equivoque. Gracias por la reseña Luis sigue asi

    ResponderEliminar
  2. Buenas!!!

    El viernes pasado lo vi en gigamesh y sin saber de què iba se vino para casa junto a un wendake....
    Definitivament eres una buena influència.

    Hasta pronto!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...