miércoles, 7 de enero de 2015

Mundo viejuno: reseña BIG CITY

En "mundo viejuno" vamos a reivindicar juegos veteranos, de más de 10 años, porque ya se sabe que en este mundo de los juegos de mesa todo lo que no está a la última ya no interesa demasiado.


Diseñador: Franz-Benno Delonge
Publicado por: Rio Grande, Goldsieber y 999 games
Año de publicación: 1999
Mecánica: City Building
Duración: 45-60 minutos
Número de jugadores: 2-5


A menudo leemos en la red que los juegos son cultura. Leemos defensas a ultranza del valor cultural de los juegos bla, bla, bla aunque siempre se habla de los juegos recientemente editados. En el mundo de los juegos de mesa (como en otros, pero en éste creo que más) los juegos se convierten en reliquias en un par de años. La mayoría de reseñas (visuales o escritas) viven de "lo último". 

Sirva esta reseña para reivindicar la cantidad de juegos fantásticos que hay en el mercado con unos cuantos años a sus espaldas y que no reciben la atención que se merecen.

Parece que en la literatura, el cine o la música lo antiguo se valora como es debido, así que, si los juegos son un bien cultural, los antiguos también lo son. Vamos con uno de ellos.

Big city es un juego de construcción de ciudades,  un "City Building" creado por el difunto Franz Benno-Delonge (Manila, Container, TransEuropa, Dos Rios, etc.) y editado hace 15 años.

En juego

Tema

Los jugadores son constructores que adquieren (cartas de) parcelas en los ocho barrios de la ciudad y construyen edificios de una, dos o tres parcelas. Al construir edificios se reciben ingresos. El jugador con más dinero al final de la partida es el ganador.

Componentes

Cartas. Foto BGG

Big City es un juego con unos componentes espectaculares en cuanto a calidad y vistosos en general, aunque alguno de sus componentes se ve viejo y con un diseño "old fashioned".

Tenemos los 17 tranvías y los 52 edificios de plástico que son chulísimos, y las cartas y las losetas de distrito que son de buena calidad y un diseño práctico y vistoso.



Marcadores viejunos. Foto BGG
Los edificios vienen en plástico puro y duro si bien en la BGG podéis ver auténticas maravillas de edificios pintados que hacen aún más vistoso este gran juego.

El tablero marcador es realmente feo y casposo, al igual que los meeples y las losetas de 100 puntos.


El juego

Para preparar el juego se separan las cartas de distrito. Se hacen 9 montones, uno por cada distrito, y se colocan en la mesa boca abajo. Cada jugador coge una carta de los cinco primeros distritos (o 6 a partir de tres jugadores).

Se coloca en la mesa la loseta del distrito número 1 y cada jugador coloca una loseta de distrito hasta que se hayan colocado las 5 primeras (6 con más jugadores).

El objetivo del juego es ir ganando puntos (dinero) mediante la construcción de edificios.

En su turno el jugador activo puede hacer una de las siguientes 5 acciones:

- Construir un edificio

En este caso el jugador juega las cartas de su mano correspondientes a las parcelas donde quiere construir y construye el edificio que puede ser de una, dos o tres parcelas. Obviamente en caso de ser un edificio de más de una parcela debe jugar las cartas de parcelas adyacentes.

A continuación el jugador puntúa por el edificio construido y repone cartas hasta llegar al tope según el número de jugadores. Se pueden coger cartas de cualquier distrito, incluso de los no construidos aún, si bien no se pueden robar más de dos cartas del mismo distrito.

- Crear un distrito.

El jugador activo elige una de las losetas de distrito aún no jugadas y la coloca junto a los distritos en la mesa. Por esta acción no se obtienen puntos, pero se elige cómo se establecen las adyacencias de las parcelas... interesante.

- Cambiar cartas

El jugador activo elige "x" cartas de su mano y las cambia por "x" cartas de los montones boca abajo  en la mesa con la única restricción de no coger más de dos del mismo distrito.

- Colocar un tranvía

El jugador activo inicia la línea de tranvía con un vagón o bien continúa la línea preexistente con uno o dos vagones más a su elección. Los tranvías no dan puntos al ser colocados, pero son multiplicadores si construimos edificios adyacentes.

- Pasar.

El jugador activo elige no hacer nada ese turno. Ojo que si todos los jugadores pasan del tirón la partida acaba.

Puntuación

La chicha del juego está en saber colocar los edificios en el momento oportuno y bloquear la construcción de los demás. Así, cada edificio tiene una puntuación al ser colocado:

Viviendas pintadas. Foto BGG


- Viviendas: 2, 6 ó 10 puntos (dependiendo de su tamaño) más un punto si están en las afueras, más un punto si tocan a un parque.  Menos dos puntos si tocan a una fábrica. Tras los bonus las viviendas doblan su valor si se construyen al lado de la línea de tranvía.




Oficinas pintadas. Foto BGG

- Oficinas2, 6 ó 10 puntos (dependiendo de su tamaño) más un punto si están en el centro de la ciudad (no tocan las afueras, las parcelas exteriores de algún distrito), más un punto si tocan a un parque. Menos dos puntos si tocan a una fábrica. Tras los bonus, las oficinas doblan su valor si se construyen al lado de la línea de tranvía y lo triplican si además están adyacentes al ayuntamiento



Edificios especiales pintados. Foto BGG
- Ayuntamiento (x1): no da puntos. Debe construirse en el centro, no tocando afueras. Hasta que no se construye el ayuntamiento no pueden construirse edificios especiales (diferentes a viviendas y oficinas).
- Cines (x3): deben construirse adyacentes a dos viviendas. 5 puntos. Duplican si tocan tranvía. Triplican si tocan el ayuntamiento y tranvía.
- Bancos (x3)deben construirse adyacentes a dos oficinas. 5 puntos. Duplican si tocan tranvía. Triplican si tocan el ayuntamiento y tranvía. 
Correos (x3)deben construirse adyacentes a una vivienda y a una oficina. 5 puntos. Duplican si tocan tranvía. Triplican si tocan el ayuntamiento y tranvía.
- Iglesia (x3): 15 puntos. Debe construirse en la última parcela libre de un distrito y además esa parcela debe ser de doble dígito (11, 22, 33, etc.)

- Centro comercial (x2): como requisito para construirlo debe estar adyacente a una vivienda, un a oficina, un edificio especial y el tranvía. 30 puntos.

Fábricas pintadas. Foto BGG
Fábricas y parques. (x2 de cada): Se colocan de una manera diferente al resto de edificios. Hay 4 cartas de parque y fábrica, dos de cada, entre las cartas de mazo de los distritos pares. Para construirlos debemos jugar esa carta, sin parcelas, y colocamos el correspondiente parque o fábrica que sirven como modificadores de puntos para el resto de edificios (los parques bonifican, las fábricas restan). Además de para montar el chiringuito de bonus, sirven para bloquear al contrario, pues las parcelas cubiertas por parques o fábricas ya no podrán ser construidas...

Parques pintados. Foto BGG
Fin del juego

Cuando todos los jugadores pasan el juego termina. Como eso es difícil que se produzca, también se acaba cuando todos los edificios se han colocado o ya no se puede construir más. Cuando una de estas tres circunstancias se produce, el jugador que tenga más puntos gana.



Opinión

Por sus mecánicas, el tempo y el diseño de sus componentes estamos ante un juego "a la vieja usanza". Una sola forma de puntuar, que exige paciencia, una buena táctica y saber bloquear al contrario siempre que sea posible.

Como ya defendí aquí me encantan estos juegos con sabor añejo que distan tanto de la moda actual de la ensalada de puntos. En Big City hay que hacer pocas cosas, pero hay que hacerlas bien si se quiere ganar.

Y para ello encontramos una interacción directa con los demás jugadores pues debemos puntuar y además impedir que ellos puntúen bloqueando y robando cartas que los demás necesiten. En este sentido es muy importante elegir la acción de tu turno: construir es lo único que da puntos, pero a veces es mejor no hacerlo para obtener la parcela que los demás buscan desesperadamente.

Fin de partida con edificios pintados.
ES-PEC-TA-CU-LAR
Foto BGG
Por su sencillez de normas y la fluidez del juego estamos ante un diseño tremendamente elegante en el que con poco se hace mucho.

La elegancia combina además con lo vistoso del tablero a medida que se va construyendo la ciudad. Al final de las partidas el tablero luce muchísimo y además parece que alguien con criterio haya construido la ciudad: se suelen formar zonas de negocios con los bancos, o zonas de ocio con los cines junto a las viviendas. En este sentido el juego es muy temático y los edificios y las formas de puntuar están muy bien pensadas. Uno de los mejores, si no el mejor, city building a los que he jugado.

El juego crea una tensión creciente a medida que el espacio escasea y los edificios se van agotando. Respecto al aspecto táctico me resulta especialmente divertido el tema de la colocación del ayuntamiento pues es un edificio que no da puntos a quien lo construye pero que debe ser puesto en la mesa para poder construir los edificios especiales.

Diez partidas jugadas en lo que va de año todas a dos jugadores, pero creo que el juego debe fluir perfectamente a tres. A cuatro y a cinco debe ser muy caótico y no tengo interés en probarlo.
Así pues creo que el juego no escala muy bien, pero me parece un problema menor visto lo fantástico que es jugarlo a 2 y seguramente a tres.

A pesar de "lo poco que hay que hacer", el juego tiene una rejugabilidad muy alta porque cada partida resulta totalmente diferente. La aparición del ayuntamiento en un momento u otro marca mucho el tempo y el estilo de las partidas.

En resumen, Big City es genial, realmente genial, juego familiar con bastante chicha e interacción directa, elegante y rejugable con una relación duración-peso estupenda, que debería estar entre los familiares top.

Lo peor del juego es que es casi imposible conseguirlo dada su antigüedad y que el autor falleció ya hace unos años. No obstante, esperemos que Big City corra la misma suerte que Manila, reeditado en 2014, y vuelva a las estanterías. El juego lo merece sin duda alguna. Empieza el año con el listón muy alto.

8 comentarios:

  1. Wow! Las fotos con los edificios pintados son una pasada! Yo ando siempre detras de un city-building que de verdad me motive. Actualmente el único que tengo en el punto de mira ahora mismo es The Capitals, y es una pasada de caro. Me apunto el nombre por si en alguno de esos tejemanejes logro trincar alguna copia extraviada :P

    Gran reseña y buen comienzo de año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El juego es una pasada porque a pesar de ser un gateway game tiene suficiente chicha. Este no va a salir de mi ludoteca fijo.

      Eliminar
  2. Diantres!!! como no sabia yo la existencia de este pasote de juego. Al igual que tú (entre misters podemos tutearnos jeje) adoro los juego con sabor añejo. Lastima que esté tan dificil conseguir esta joyita, a ver si llevas razón y se reedita. Me has hypeado enormemente compañero.
    Un saludo y como siempre, estupenda reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en lo táctico y en el tema de marcar el tempo tiene un regustillo a Medina (aunque son juegos muy diferentes), así que con eso te lo digo todo...

      Juegaco

      Eliminar
  3. Tiene muy buena pinta!!! Habrá que jugarlo tarde o temprano.

    Buena reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que conseguir uno primero... y está difícil.

      Eliminar
  4. Pude probarlo hace no mucho en una partida a 2 jugadores , y me gusto mucho el juego!
    Llevo bastante tiempo leyendote y si no fuese por este blog, no lo hubiese probado
    Ahora probare el Columba, otro que tiene muy buena pinta

    Un saludo y que sigas con este gran blog!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...