miércoles, 17 de octubre de 2018

Reseña Coimbra


Autor: Flaminia Brasini y Virgilio Gigli 
Publicado por: Asmodee en español
Año de publicación: 2018
Duración: 70 minutos
Número de jugadores: 2-4
Categoría: Colocación de dados, draft y colecciones.


En 2001 unos cuantos autores italianos decidieron formar un supergrupo de diseñadores: Acchittocca, los Traveling Willburys de los tableros. El experimento a corto plazo salió un poco rana, porque salvo el aclamado y molón Egizia el resto de diseños que surgieron pincharon estrepitosamente (Maestro Leonardo y Comuni).

Sin embargo, el que siembra recoge, y el experimento fallido sirvió como cantera para un montón de autores que unos años después lo están petando a cascoporro.

Flaminia Brasini (Lorenzo il Magnifico y Coimbra), Virgilio Gigli (Lorenzo y Grand Austria Hotel), Stefano Luperto, Antonio Tinto iniciaron un estilo de creación de juegos que han continuado Simone Luciani (newton, Tzolkin, Sheepland, Barrage) y Daniele Tascini (Tzolkin, Teotihuacan, Council of four, Sheepland).

En Coimbra los jugadores representan familias prestigiosas que deberán conseguir la influencia de los miembros del consejo, mercaderes, clérigos y eruditos representados, respectivamente, por dados grises, naranjas, morados y verdes.

Al final de cuatro rondas de juego el jugador que consiga más prestigio en la partida (y hay muchas vías para lograrlo), será el ganador de la partida.


Componentes

1 tablero central, 4 tableros individuales, 13 dados (3 de cada color y uno blanco), 24 losetas de monasterio, 15 cartas de travesía, 56 cartas de personaje, 4 losetas de castillo, 4 de corona, 5 fichas de dado, una ficha de +3, 12 plataformas para los dados, 100 discos (25 en cada color), 4 meeples, 4 leones y 8 marcadores.

Todo de muy buena calidad y un aspecto gráfico colorido y vistoso que personalmente me gusta mucho. Gran trabajo de Chris Quillians.

El juego

En cuatro rondas que se pasan volando debemos conseguir más puntos que nuestros rivales.

El tablero presenta varias zonas importantes.
- Un mapa en el que al inicio de la partida se colocarán 14 de las 24 losetas de monasterio. En el centro del mapa se colocarán los 4 meeples de los jugadores, cada uno en un cuadrante de la zona central, lo que determinará cuales serán sus movimientos iniciales.

- La zona de la ciudad formada por cuatro regiones en las que colocar nuestros dados: la zona del castillo y tres zonas de ciudad.

En las tres zonas de ciudad los jugadores se disputarán  cartas de personaje y en la zona de castillo la prioridad para elegir una de las cuatro losetas de castillo que proporcionarán bonificaciones.

-La zona de las pistas de gremio en la que cada jugador tiene una ficha en cada una de ellas. Al final de partida los jugadores más avanzados en cada una de estas pistas de gremio obtendrá puntos de victoria.

Cada ronda se juega según estas fases:

a) El jugador inicial tira los dados.

b) Por orden de turno cada jugador elige un dado, lo coloca en una de sus plataformas para marcarlo como suyo y lo coloca en una de las zonas de la ciudad o en la del castillo.
En la zona del castillo los dados se colocan de menor a mayor. 
En las tres losetas de ciudad los dados se colocan de mayor a menor. 


c) Retirada de dados.
En orden determinado por los dados de menor a mayor, los propietarios de cada dado en la zona del castillo retira su/s dado/s y elige una loseta del castillo que proporciona bonus inmediatos. Las losetas son gratis.
En orden de mayor a menor, y empezando por la zona de ciudad más alta, los jugadores eligen una de las cartas de personaje disponibles.
Pagarán por la carta en virtud del dado colocado. En el juego hay dos divisas: oro y guardias. Cada carta de personaje indica en qué divisa se paga. Así, una carta de oro comprada con un dado con valor seis cuesta seis monedas. Y una carta de guardias comprada con un dado de valor cuatro cuesta cuatro guardias.

Cuando compramos una carta moveremos nuestro disco correspondiente en el track del gremio. Es decir, si por ejemplo compramos una carta naranja de valor 3 subiremos 3 pasos en la pista naranja.

d) Nuevo orden de turno.
Cuando todos los jugadores han recogido sus dados y adquirido sus losetas de castillo y cartas de personaje se determina el nuevo orden de turno (según las coronas que hayamos obtenido con las losetas de castillo, con las colocadas en cartas de personaje y con las del antiguo orden de turno).

e) Ingresos

Según el nuevo orden de turno cada jugador recibe ingresos según los dados que seleccionó en la ronda. Los dados naranjas dan oro, los grises guardias, los morados viajes en el tablero de monasterios y los verdes puntos de victoria.

Así, cada jugador recibe sus ingresos según el color de su dado y según la posición de su disco en la pista correspondiente. Cuanto más avanzado está el disco, más suculento es el premio.

Los avances en el mapa de viaje permiten que nuestro peregrino coloque un disco en cada monasterio por el que pase, obteniendo así un bonus inmediato o una mejora para el resto de partida.

f) Travesías

Al principio de la partida, en la parte inferior del tablero, se colocan 6 cartas de travesía. Tres de ellas tienen un coste en oro y otras tres en guardias. 
En esta fase cada jugador puede pagar (guardias u oro, según corresponda) para colocar un disco en la carta comprada. Al final de la partida obtendremos puntos según los requisitos de la carta.

La partida acaba al final de la fase de travesías de la cuarta ronda. Y entonces se cuentan los puntos de cada jugador. Así, se suman los puntos logrados durante la partida, los que concedan las cartas de travesía en las que se invirtió, los puntos que concede cada track de gremio (se determinan por 4 losetas de puntuación aleatorias) según la posición de los discos, puntos por colecciones de diplomas (que aparecen en algunas cartas de personaje), puntos por cartas de personaje que puntúen al final de partida y puntos equivalentes a la mitad de oro, guardias y coronas que tengamos al final de partida.


Opinión

Coimbra es un juego que no va a decepcionar a los fans de Acchittocca y discípulos. A quienes les gusten juegos del estilo de Grand Austria Hotel, Marco Polo y Lorenzo il Magnifico van a disfrutar con este juego.

Sencillo de explicar y reglas muy asequibles para un juego que tras esa apariencia inofensiva resulta ser exigente y te tiene con el culo prieto toda la partida, ofreciendo bastantes posibilidades de puntuar y estrategias diferentes. Esta estructura se acerca a una ensalada de puntos. S
in embargo no puedes picar de aquí y de allí, porque no puedes ir a todo. El juego te empuja a focalizar tu estrategia en un par de formas de generar puntos. Quien mucho abarca poco aprieta y Coimbra lo te lo recuerda constantemente.

Elegir dado es dramático. No sólo porque en cada ronda sólo dispones de tres trías, sino porque debes poder pagarlo el dado elegido en la divisa correspondiente. Además, el color del dado va a determinar qué bonus cobrarás en la fase de ingresos. 

Si dramática es la selección de dados también lo es su colocación. No es fácil decidirse si ir primero al castillo o a las zonas de ciudad para comprar cartas de personaje (y a cual de ellas).

Estas duras decisiones se combinan con la escasez, pues Coimbra es un juego que te tiene el culete prieto. Pocas veces vas sobrado.

A pesar de estas decisiones complicadas el juego no se resiente ni en duración global ni en el entreturno, pues tiene una duración fantástica para lo que ofrece y las rondas pasan sin que te des cuenta.

Además de todos estos aspectos positivos Coimbra tiene interacción, sobre todo en la selección de dados. Siempre tienes que tener el ojo puesto en los combos y necesidades de los demás y los empujones en el castillo y la ciudad son habituales.

El juego escala bastante bien porque para 2 y 3 jugadores tiene un ligero cambio en la preparación inicial que provoca que el desarrollo de la partida no se resienta en exceso. Siempre es mejor tener más jugadores a los que insultar, pero si no hay más remedio a 2 y 3 Coimbra se juega gustosamente.

Como aspecto negativo mencionaría que se juegan todas las cartas de personaje y, al igual que pasaba en lorenzo il Magnifico, se echa de menos alguna carta más que dé más variables. Y si en este aspecto se puede ver resentida la rejugabilidad no ocurre lo mismo en el mapa del viaje ni en las travesías donde hay variedad de losetas y cartas de objetivo, respectivamente.

Coimbra es en definitiva un fantástico diseño. Un juego exigente con piel de cordero que con cuatro normas nos va a tener tensos algo más de una hora. Apuesta ganadora para los amantes de los euros bien hechos, en especial para los fans de la "escuela italiana".

Contentísimo con mi compra.

6 comentarios:

  1. Por fin leo algo sobre este juego. Después de leerte, lo añado a mi wishlist. Leí de alguien que esperaba más del juego, porque le parecía poco temático y porque no le resultó que pasara mucha fatiga con los recursos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas

      Siempre tienes recursos, pero siempre vas muy justo. Y al haber doa divisas a veces vas mal de una de ellas y no llegas a todo.

      Eliminar
  2. Si tiene interacción clara ya tiene mi puntito a favor. :)

    ResponderEliminar
  3. Comparación entre y sus primos? (Lorenzo, Marco Polo, Grand Austria Hotel...)
    Se te ve muy activo últimamente Black, así da gusto.
    Que lo pases bien en essen!

    ResponderEliminar
  4. Grandeeee Luis! Me acaba de llegar y esta reseña no hace más que subirme el ansia viva de jugarlo.. Vamosssss

    ResponderEliminar
  5. Pregunta de categoría.... :)

    Como peso medio ¿Coimbra o Santa Maria?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...