domingo, 15 de mayo de 2022

Reseña: Ark Nova

 


Autor: Mathias Wigge

Publicado por: Feurland, Maldito Games y otors

Año de publicación: 2021

Duración: 35-40 minutos por jugador minutos

Número de jugadores: 1-4

Mecánica: gestión mano, losetas.

Ilustrador: Varios artistas

  

Mucho y muy bien se está hablando de este Ark Nova, un juego al que muchos describen como el hermano de Terraforming Mars, si bien, en lugar de terraformar Marte, en Ark Nova deberemos construir un zoo adquiriendo diferentes especies animales que ubicaremos en los recintos que hayamos construido previamente.

Vamos al turrón.

El juego

En Ark Nova disponemos de tres marcadores que indican nuestro progreso: el marcador de atractivo (que aumenta básicamente cuando adquirimos animales para nuestro zoo), el marcador de conservación (que aumenta esencialmente cuando apoyamos proyectos, cartas verdes.) y el marcador de reputación (que nos va a permitir obtener algunos bonus y nos indica qué cartas están en nuestro rango y por consiguiente, qué cartas vamos a poder adquirir directamente del tablero).

Cada jugador dispone de un tablero individual en el que deberá ir construyendo losetas de recintos de diferentes tamaños (de uno a cinco) que después podrá ocupar con animales (generalmente uno o más de uno en el caso de algunos  herbívoros) una vez juegue las cartas de animal correspondiente.

En la parte inferior del tablero individual de cada jugador encontramos unos espacios para nuestras cartas de acción. Dichos espacios van numerados de izquierda a derecha del 1 al 5 e indican la fuerza con la que realizaremos la acción de la carta que ocupe ese espacio. Así, cada jugador dispone de 5 cartas de acción y activará una de ellas en su turno, según la fuerza que ocupe en el tablero individual. Una vez ejecutada la acción, la carta utilizada se desplaza a la izquierda, convirtiéndose en la carta con fuerza 1.

Las 5 cartas tienen una cara estándar y una cara mejorada. Podremos mejorar las cartas cuando hayamos adquirido determinadas losetas en nuestro tablero individual o bien cuando hayamos avanzado nuestro marcador en  las pistas de conservación y reputación. Las acciones de las cartas son las siguientes:

 - Animales: permiten colocar un animal de nuestra mano en uno de los recintos que hayamos construido previamente. El animal precisa de un recinto con un tamaño mínimo y a veces requiere de otros requisitos, además de un coste en monedas. En la parte mejorada se pueden adquirir animales directamente del tablero, dentro de nuestro rango de reputación. Además, ganaremos un punto de reputación si lo activamos en fuerza 5. A mayor fuerza, más animales podremos jugar (1 ó 2)

- Cartas. Permite adquirir cartas del mazo y en la parte mejorada también del tablero, según nuestro rango de reputación. A mayor fuerza más cartas podremos adquirir.

Cada vez que alguien roba cartas o coge dinero con patrocinadores se avanza un marcador común en la pista de pausa. Cuando se alcanza el final de ese marcador se realiza la fase de mantenimiento, limpieza e ingresos.

- Construcción. Permite construir un único recinto estándar de tamaño igual o inferior a la fuerza de la acción, pagando dos monedas por casilla. En la parte mejorada se puede construir más de un edificio (con restricciones) además de edificios especiales y se pueden tapar zonas del tablero personal que están prohibidas antes de mejorar la carta de construcción.

- Asociación. Permite enviar uno de nuestros asistentes al tablero de asociación y realizar una de las acciones disponibles allí según la fuerza requerida: avanzar dos pasos en la reputación cuesta dos de fuerza, adquirir una loseta de zoo de un continente cuesta tres de fuerza (abaratará los costes de animales de ese continente), colaborar con una universidad (nos dará reputación e iconos de ciencia, además de ampliar nuestra mano máxima) cuesta cuatro de fuerza y finalmente con cinco de fuerza podremos colaborar en proyectos de conservación (lo que supone cumplir con los requisitos de las cartas verdes, que pueden ser proyectos iniciales comunes y otros personales que podremos ir adquiriendo durante la partida). Al colaborar en proyectos de conservación avanzaremos en el marcador de conservación. En su parte mejorada podremos realizar más de una acción de asociación y podemos colaborar con proyectos del tablero, que estén en nuestro rango de reputación.

- Patrocinadores. Con esta acción podemos jugar cartas azules de nuestra mano (cartas azules con coste igual o menor que la fuerza de la acción). Estas cartas de patrocinadores proporcionan recursos, bonus y, algunas, puntos de conservación a final de partida. En lugar de jugar una carta azul, podemos adquirir monedas según la fuerza de la acción. Por la parte mejorada adquirimos el doble de monedas o bien podemos jugar más de una carta de patrocinador, incluso del tablero central según nuestro rango de reputación.

Cada jugador juega una acción y pasa el turno al siguiente hasta que los dos marcadores de conservación y atractivo de un jugador se cruzan. En ese momento se dispara el final de partida. Cada jugador (excepto el que disparó el final de partida) juega un turno extra, se suman los puntos de final de partida (cada jugador tiene dos objetivos personales de inicio de los que deberá elegir uno para puntuarlo) y gana el jugador con el mayor número de puntos (que es la diferencia entre los dos marcadores).

Cada vez que alguien roba cartas o coge dinero con patrocinadores se avanza un marcador común en la pista de pausa. Cuando se alcanza el final de ese marcador se realiza la fase de mantenimiento, limpieza e ingresos.

 Opinión

A pesar de que muchos comparan Ark Nova con Terraforming Mars, las sensaciones de ambos juegos son bastante diferentes.

En mi caso no me gusta Terraforming Mars y sin embargo este Ark Nova entró en casa con muy buen pie.

Las mecánicas beben de diferentes fuentes: por un lado, la gestión de cartas y combos vienen directamente de Terraforming Mars; el final de partida que se dispara cuando los dos marcadores se cruzan es la misma que se utiliza en Rajas of the Ganges; y finalmente, la mecánica de las cartas de acción es la que se utiliza en Civilization: a New Dawn.

Nada original en cuanto a aportación, pero sí en cuanto a la mezcla de mecánicas que resulta fresca y agradable.

La primera partida del juego va a ser larga porque hay que conocer las cartas y eso obliga a leer todas y cada una de ellas. No obstante, con jugadores experimentados la duración es muy ajustada y no debería sobrepasar los 35 minutos por jugador.

La interacción es casi inexistente. Ark Nova es un solitario multijugador en el que la interacción se limita a unos efectos muy débiles de algunas cartas que molestan ligeramente a los contrarios. Los diseñadores debieron pensar en algún momento que habría más de un jugador y decidieron poner este pegote que no cumple con unos mínimos dignos de interacción. En Ark Nova vas a jugar solo y te va a importar bien poco lo que hagan los demás, salvo cómo de rápido avanzan sus marcadores de atractivo y conservación y cómo aceleran el marcador de pausa.

El tema está muy bien elegido e implementado y ese quizá ha sido uno de los motivos por los que el juego entró en casa con tan buen pie (mi hijo es un experto en temas de fauna).

Las primeras partidas fueron refrescantes y adictivas pues se nota que el juego se ha diseñado con la fórmula triunfadora de Terraforming Mars. Se nota que se ha diseñado pensando en lo que últimamente suele gustar a los jugones. 

Y es que el juego de entrada tiene un punto adictivo demencial. Es obsesivo querer jugarlo y jugarlo para mejorar y buscar nuevos combos.

Sin embargo, con  las partidas empieza a desinflarse, se le empiezan a ver todos los defectos y costuras.

En primer lugar el azar del juego es descomunal, total y absolutamente determinante y, lo que es peor, incontrolable. Muchos dirán que este Ark Nova, como Terraforming Mars, es un juego de adaptación, de jugar según te van llegando cartas a la mano. Pero es que es realmente frustrante e irritante montarte un combo para un tipo determinado de cartas y que no te llegue ninguna carta de ese tipo. Incluso sin combo alguno es posible que te hartes de robar cartas que no quieres para nada esa partida. Personalmente no tengo problemas con los juegos en los que debas jugar sobre la marcha, pero en Ark Nova es tremendamente decepcionante la relación previsión-desarrollo. Al principio, el vértigo y el dinamismo del juego mitigaba esta situación, pero a mayor número de partidas más decepción.

Ese azar se refleja también en el tema de la experiencia/aprendizaje: en un euro de peso medio-alto, me resulta decepcionante que el azar permita que gane la partida un novato frente a un jugador experimentado. En juegos como Ark Nova o Wingspan (que presuntamente son euros de peso medio o medio alto), el azar es tan trascendente que un jugador novato pueda ganar a un experto sin problemas.

El azar, que en los juegos familiares suele ser una virtud, en los euros de peso es un problema, un engorro y un incordio si no se ha desarrollado convenientemente.

El modo solitario agudiza este problema. Existe una variante en solitario en la que jugaremos tres partidas seguidas y sumaremos las puntuaciones. En una de mis últimas partidas las puntuaciones fueron -5, -12 y +30, tres puntuaciones total y absolutamente dispares jugadas con la misma pericia pero con diferente fortuna a la hora de robar.

Los tableros especiales de jugador son asimétricos y hay que decir sobre ellos que no están muy bien equilibrados: hay tableros que son una auténtica mierda y otros que ayudan muchísimo, Algo ocurre también con las 11 cartas de puntuación final pues algunas son bastante más asequibles que otras.

Por último el juego es esencialmente una carrera entre jugadores ya que el que dispara el final de partida es quien suele llevarse la victoria. Eso provoca que en muchas ocasiones a media partida ya se vea quién se va a llevar el gato al agua y la sensación de frustración sea aún mayor.

Tras más de 30 partidas a Ark Nova mis sensaciones con el juego han caído progresivamente. Sin embargo, el juego está muy bien pensado para gustar y crear esa sensación adictiva y trepidante en las primeras partidas de los jugadores y por ello, quienes no quemen los juegos y lo jueguen de vez en cuando lo van a disfrutar mucho.

Estamos ante un buen producto, pero en mi caso los defectos han superado con creces la frescura y enganche de las primeras partidas. Probablemente siga en la colección, pero no va a ser un título recurrente que vaya a ver mesa a menudo.

Un diseño atractivo y fresco de inicio pero ¿el mejor juego de 2021? Cada vez entiendo menos de esto.

Del subidón inicial ha quedado bien poco. Ark Nova ha sido como esa  cerveza fresquita que te tomas en una terraza en verano a casi 40 grados: entra la mar de bien, pero cuando se le ha ido la espuma se ha quedado en una Cruzcampo.

sábado, 1 de enero de 2022

Resumen lúdico de 2021




 Se acabó 2021 y con él se van 1136 partidas jugadas a 159 juegos diferentes.

De esos 159 sólo hay 74 descubrimientos, hecho que demuestra que cada vez me cuesta más y me apetece menos seguir el ritmo frenético de estrenos. Por lo general me gusta repetir (e incluso quemar) juegos, pero es que además el ritmo de estrenos es insostenible a no ser que estrenes, juegues dos partidas y abandones a la criatura en la estantería.

De nuevo he intentado el saludable hábito de sentarme cada día a la mesa a jugar una partidita con familia o amigos, o si no había ninguno cerca yo solo. El año pasado conseguí sentarme a la mesa 287  de los 365 días del año y este curso he bajado a 277 días.

La racha de días consecutivos jugando ha sido de 68 y la racha negativa de 5 tristes jornadas sin echarme una partida.

Volviendo a los descubrimientos, este año me ha resultado complicado elegir un puñado de juegos excelentes. De hecho, algunos de estos no estarían en listas de cursos pasados. Muchas novedades pero pocos juegos que me hayan resultado tremendamente atractivos.

Como fillers me quedo con:



Picnic

Me quedo con él por su sencillez y su frescura. La mecánica de draft mezclada con la colocación/superposición de losetas (cartas alargadas en este caso) me resulta muy entretenida y amena.
Le echo de menos una vuelta más al draft para darle un poco más de chicha, pero las partidas duran 10 minutos y siempre puedes repetir. Excelente juego para jugar en familia.

Calaveras de Sedlec

Un filler de bolsillo muy sencillo y apañao que hemos quemado este verano. 

Un triunfo en familia que además, se puede jugar en solitario. Muy recomendable.


Como party games me quedo con dos:


El día de la marmota

"The mind" con un tema (perfectamente implementado) y una chispa que lo hacen eternamente mejor que su inspirador. El juego además es un ejemplo del buen uso de las tecnologías a los juegos de mesa. La aplicación en este juego no aporta nada, pero resulta indispensable para que el juego funcione. Parece una contradicción pero no lo es. Quienes hayáis jugado sabéis a qué me refiero. Ya hablaremos de ello.


Just One

Fantástico party game cooperativo de palabras que no había descubierto hasta este año. Poco que decir salvo que es un imprescindible en su categoría.

Como juegos ligeros me quedo con estos cinco:


Mindbug

Mindbug es un filler, pero no lo incluyo en esa categoría porque tiene más chicha de lo que parece. Magic destilado en un solo mazo que tiene toda la pinta de ser un exitazo y carne de expansiones. Como decía, Mindbug es una píldora de Magic the Gathering con más faroleo que estrategia y unas ilustraciones guapísimas. Ganas de que llegue el Kickstarter.


Cascadia

No me parece una maravilla de juego, pero sí lo recomiendo por parecerme ideal como juego introductorio. Sencillo de normas, duración ajustada y excelente producción hacen de Cascadia una buena opción para regalar a esos sobrinos que están entrando a la afición.



Kulami


Estupendo abstracto cuya chicha y duración están perfectamente ajustados. Buena producción, porculeo, maldad y decisiones interesantes. Muy buen juego.



My City

Un legacy de verdad, y no porque al acabar no te queden componentes sanos para jugarlo, no. Al acabar no vas a poder jugarlo porque el juego base, es decir el que no se juega en campaña, es tremendamente soso y totalmente olvidable. Así pues, este es un juego para jugarlo en campaña y luego abandonarlo en el contenedor azul. La campaña eso sí, es muy divertida. Altamente recomendable.



Q.E.

Juego de subastas, casi party, que se juega sin dinero. Como leéis: pujamos por losetas para hacer colecciones que nos den puntos, pero el dinero es virtual. La gracia del juego, una de ellas, está en que el que haya gastado más dinero virtual al final de la partida queda eliminado.


Familiares - Pesos medios

Nidavellir

Otro juego de subastas que ha triunfado en casa. Colecciones y pujas con la mecánica de ir mejorando tus monedas con las que pujar. La expansión tiene opiniones muy diversas pero a mí personalmente me parece que le da un punto estratégico estupendo sin alargar demasiado la partida.
Ya no voy a jugarlo sin expansión.


Por el rey y por mí

Reimplementación de Biblios con un cambio de look que le favorece y unos retoques sutiles de normas (puntuación básicamente) que también le benefician.

Un filler que se puede jugar con jugones y no jugones ya que tiene su miga en las dos fases diferenciadas de la partida.

La isla

Un Feld feo como el demonio y del que poco se habla. Me parece un peso medio estupendo para jugar tanto con expertos como con novatos. 



Bastille

Lancaster light. El típico juego de 45 minutos que se echan los jugones para cerrar una sesión porque no da tiempo para más. Producción correcta y grafismo espartano de Queen Games para un juego que está saldado por todas partes y del que no se ha hablado ni creo que se hable. Injustamente por cierto.

Como juegos para jugones me quedo con tres:




Obsession

Diseño de cartas, también feo como él solo, que tiene demasiada parafernalia para lo que luego es el juego. Si no fuera por el infecto reglamento, este juego podría estar casi en un peso medio. Hay muchas normas y micro normas que recordar  por eso sube de peso, pero cuando sabes jugar es sencillo y fluye. 


Dune Imperium

Clank con confrontación y batallitas para obtener bonus a final de ronda. Se nota la mano de los autores de Clank detrás de este diseño. Gran juego con su decj¡kbuilding y su toque de carrera que tensiona a los jugadores.


Bitoku

Mi juego favorito de los descubiertos en 2021. No lo considero un juego especialmente duro porque a pesar de las muchas posibilidades que te permite tu turno, las mecánicas son fáciles y es un juego del todo asequible. El juego me entusiasma por muchas cosas, ya las comentaremos a fondo, pero la más importante es que siempre que acabo una partida me echaría otra inmediatamente. Y no hay mejor señal que esa para detectar que amas un juego.

Pues hasta aquí un poquito de lo mejor de 2021, como veis me debo estar haciendo viejo (normal porque hoy este moribundo blog cumple 12 años) ya que me ha costado hacer una lista con juegos favoritísimos. Espero que sólo sea cosa de esta mierda de pandemia y que 2022 sea un año brillante para todos en lo lúdico y en todo lo demás. 

Que tengáis buen año y muchas gracias por seguir leyendo mis posts cada vez más infrecuentes y salpicados.

Feliz año!!!!!


lunes, 22 de noviembre de 2021

Morir de éxito

 


Como todos debéis saber, este fin de semana se ha celebrado en Barcelona el DAU, el festival de juegos más grande de España que en 2021 celebraba su décimo aniversario (y además la despedida de su ideólogo, padre y madre Oriol Comas).


DAU es un evento que ha hecho muchísimo por la difusión del juego y el crecimiento de la industria lúdica en este país. Un éxito descomunal que se ha visto reflejado en su constante crecimiento y aumento de asistentes. Cada año más actividades y más público.

Basta con asomarse a las redes para ver cuánta alegría y buenas palabras hay para el festival. Editoriales, autores e “influensers” se congratulan de lo fantástico que ha sido el evento.

Y no me cabe ninguna duda de que así ha sido para ellos.
Como autor entras al festival con tu “acreditación”, sin colas, y tienes tu mesa siempre llena de gente que prueba gustosamente tu diseño. Una maravilla.

Como “influenser” saludas a tus colegas de toda España, charlas, salseas, te ríes y disfrutas el festival durante y después del mismo. Inmejorable.

Como editorial tus mesas siempre están llenas y tus juegos se dan a conocer a un público cada vez mayor. Perfecto.

Un servidor ha ido al DAU en casi todas sus ediciones en su rol de padre de familia que acompañaba a sus niños (uno muy poco jugón) a pasar un día de juegos.

Este año no.

Y no he asistido porque me parece terrible que para un evento así haya que hacer colas de hora u hora y media fuera del recinto, por mucho que haya animadores contratados para hacerte la espera más llevadera. No he asistido porque una vez que has accedido al evento tras hora y media de espera vas a tener que deambular otro buen rato para encontrar alguna mesa vacía. No he asistido porque (así me lo han dicho otros padres y madres asistentes) muchas veces debías volver a hacer cola cuando cambiabas de recinto dentro de la propia feria.

Reitero que no se le puede quitar ni una milésima de reconocimiento al festival y que no se le puede negar todo lo que ha hecho por los juegos de mesa en España.
Pero he tenido que escribir estas líneas porque no he leído aún ni un solo comentario negativo en relación al festival y creo que es positivo poner el acento en las cosas que quizá no han funcionado tan bien.

DAU es un festival al que el recinto Fabra i Coats hace tiempo que se le ha quedado pequeño y lo que eso puede provocar en algunas familias, en la mía por ejemplo, puede ser muy  contraproducente pues, al menos en mi caso, no vamos a volver al festival mientras sigan dándose estas circunstancias.

Y es una pena porque siempre que hemos ido lo hemos disfrutado muchísimo.

Espero que haya muchos DAU venideros. Pero así no, por favor.

Morir de éxito.

viernes, 12 de noviembre de 2021

Partidas octubre 2021

 


Menos juego de lo habitual en octubre: 82 partidas a 29 juegos diferentes y 9 descubrimientos que os paso a comentar. 

De nuevo no consigo la meta de jugar todos y cada uno de los días del mes (las extraescolares de los niños me han dejado sin jugar todos los miércoles).


Luna Capital

Uno de los nuevos lanzamientos de Devir para Essen, un juego draft y colocación de losetas en el que deberemos crear nuestro propio asentamiento lunar mediante la construcción de edificios conectados entre sí. Al final de la partida cada tipo de edificios nos dará una serie de puntos, generalmente por conexión.

El juego se desarrolla con la mecánica de draft pues en cada turno elegimos una carta de terreno lunar, la cual va asociada a una loseta de edificio (luego dos, luego tres y luego cuatro, para volver a empezar el proceso). Acto seguido jugaremos una de nuestras cartas de la mano, la elegida u otra que ya tuviéramos, y luego estamos obligados a colocar la loseta/s elegida este turno.

Las cartas tienen un número y deben colocarse respetando su orden numérico bien aun lado o bien a otro de una de las tres filas que podemos tener abiertas.

Además de los edificios, los jugadores pueden conseguir puntos cumpliendo alguno de los tres objetivos comunes mostrados al inicio de la partida. Estos objetivos le dan un punto de carrera al juego ya que son exclusivos del jugador o jugadores que primero los consigan en un turno.

Juego familiar de duración ajustada (unos 45 minutos) que cumple con su cometido y destaca por su estupenda producción (si bien el gris predominante es demasiado "triste" y acusado para mi gusto).

Un juego bien diseñado pero que no estaría entre mis preferidos de esta mecánica.


Nanga Parbat

Juego para dos jugadores de Steve Finn (Biblios, Sunset over water, Waters of Nereus, etc), un señor que tiene su propia editorial y que normalmente edita juegos ligeros muy amenos y apañaos, rompiendo la regla de que el autor-editor que publica sus propios juegos suele parir mierdas como castillos.

Nanga Parbat no es la excepción. Estamos ante un filler sencillo de colecciones con una producción apañada y un precio digno.

Mueves tu meeple a la región en la que se encuentre el meeple guía, eliges el animal de esa región que desees y mueves el guía a la región del número correspondiente al animal que elegiste.

Cada animal puede utilizarse para activar su acción especial y al final de la partida puntuaremos por colecciones de animales iguales o colecciones de animales diferentes.

Lo dicho, agradable, sencillo y muy ameno.


Furnace

Diseñado por Ivan Lashi (Skytopia y Smartphone Inc) Furnace es un diseño de subastas y una especie de "tableau building" compuesto por dos fases bien diferenciadas.

En la primera los jugadores entran en una subasta por las cartas disponibles en la ronda. Cada jugador dispone de 4 fichas de subasta numeradas del 1 al 4 y sólo puede pujar una vez por cada carta  (tampoco puede haber dos fichas con el mismo número de puja).

Así, sólo el jugador con la ficha más alta se llevará la carta a su zona de juego y el resto, en compensación, podrá activar el bonus loser de la parte superior de la carta (tantas veces como el valor de su ficha de puja).

Esta mecánica es una de las cosas más originales y graciosas del juego pues a veces te interesa perder una carta para obtener el recurso que necesitas.

Una vez todo el mundo ha jugado sus fichas de subasta, se reparten las cartas y se adjudican los bonus a  los perdedores.

Entonces entramos en la segunda fase del juego, la de colocación y activación de cartas. Cada jugador coloca las cartas conseguidas en su fila de juego (en el lugar que desee) y luego activa todas las cartas de izquierda a derecha, Estas cartas permiten obtener alguno de los recursos del juego y manipularlos, cambiando unos por otros o por dinero.

Al final de la partida quien haya obtenido más dinero gana.

Podemos describir Furnace como un juego con doble cara: la primera fase es brillante y divertida y la segunda es manida, sosa y tediosa hasta la muerte.

La primera fase salva el juego de ser una mierda seca, pero no de quedarse en el limbo de los fillers.

Vendo Furnace.

Ardillas Voladoras


Reedición de Eclipse editorial del juego Sugar Gliders del amiguete Néstor Romeral.

Un sencillísimo juego abstracto de movimiento y recolección de losetas que recuerda bastante a Pingüinos (Hey, that's My Fish).

Pingüinos es un estupendo juego viejuno (2003) que tenía como hándicap el hecho de que duraba más la preparación del tablero que la partida.

Este Ardillas voladoras deja unas sensaciones similares a Pingüinos en cuanto a movimiento y bloqueo, pero nos ahorramos el sopor de la farragosa puesta en escena.

Un juego recomendable para iniciar a los más pequeños de la casa a los juegos de mesa (juegos en general y abstractos en particular).

Kohaku

Juego de draft y colocación de losetas con una producción muy bonita (jugué con la edición deluxe y la producción es lujosísima hasta el absurdo) pero que no brilla especialmente por ningún aspecto original o atractivo.

Un juego correcto de draft y losetas pero que, como está el mercado de saturado, no va a destacar demasiado.


Pakal

Chuminada supina de juego en el que deberemos conseguir un patrón de imágenes en uno de esos puzzles de bolsillo de los ochenta en los que debías mover las fichas de una en una por el único espacio libre del tablerito.

En cada turno se muestra una loseta con tres iconos y el objetivo de la ronda, a tiempo real, es que en tu tablero personal se vean únicamente esos tres símbolos,. Eso se logra porque hay un espacio libre (el de movimiento) en el tablero y otras fichas transparentes que muestran lo que hay debajo.

Además de la loseta de patrón, se sacan tres fichas de premio. El primer jugador en conseguir el patrón del turno elegirá nu premio de entre los tres disponibles. Y luego el resto por orden. Esos premios permiten mover tu ficha en el tablero principal hasta el siguiente icono de ese premio. Ganará la partida el primero que alcance alguno de los espacios finales del tablero.

Si alguien coge una loseta de premio que muestre uno de los iconos a conseguir en el patrón de turno, no avanza.

He dicho que Pakal es una chuminda y lo es, pero una chuminada muy divertida para jugar en 15 minutillos después de una sesión de euros.

Buen filler de patrones y carrera.

No tiene precio acabar primero una ronda, y quedarte mirando la cara de concentración de los demás a sabiendas de que cuando cojan su premio no van a poder avanzar porque las fichas que quedan se corresponden con el patrón de ese turno.

Cuánto cabrón.


Silverwood Grove

Juego que ha llegado a casa gracias a Kickstarter y en el que entré por su aspecto y sus ilustraciones extremas que muchos odian y otros adoran. Yo soy de los segundos.

Sorprendentemente el juego ha llegado más de dos semanas antes de lo previsto en la campaña. Tal como está el patio esto es un logro sobrenatural.

El juego es un diseño de puntos de acción que, a pesar de su aspecto amigable con animalitos simpáticos, resulta ser bastante hijoputa porque sudas sangre para sumar puntos.

Me parce un buen diseño con una producción muy maja (aunque el inserto no deja enfundar las cartas, tocte los huevos Maria Antonia) y un reglamento total y absolutamente mierdoso que ya nos hemos encargado de torpedear los mecenas tanto en la web del proyecto de Kickstarter como en la BGG.

El autor está redactando unas FAQ que colgará en breve en la BGG.

A pesar de esto, muy contento con la compra por producción, precio y, lo más importante, por el juego en sí.



La Boca

En otra vida debí ser muy buen tipo porque de vez en cuando alguien me hace algún regalo tan molón como este buscadísimo la Boca (gràcies Toni), al que ya le hemos dado unas cuantas partidas en casa.

Otro juego de patrones a tiempo real que tiene la gracia de que debemos conseguir un patrón de fichas 3D en colaboración con otro jugador de la mesa. Según el tiempo que invirtamos en conseguirlo puntuaremos más o menos los dos jugadores. 

Cuando todos los jugadores han jugado un número determinado de rondas con cada otro jugador de la partida se suman los puntos y el que tenga más gana.

Muy buen juego semi cooperativo, pero competitivo, de construcción y, sobre todo, de comunicación.



For the King (and me)

Segundo juego de esta lista creado por Steve Finn, que supone una reedición del buen (y feísimo) filler Biblios.

En castellano ha sido editado por TCG Factory.

"Por el rey y por mí" es un juego de cartas y pujas que, como Furnace, también se juega en dos fases: en la primera el jugador activo va mirando cartas del mazo de una en una y respecto a la carta que mira decide si quedársela, si ponerla boca abajo en un mazo de pujas o si ponerla boca arriba en el centro de la mesa. Cuando ha cogido una carta para sí, ha ocultado una en el mazo de subastas y ha puesto boca arriba tantas como contrincantes, cada oponente por orden de turno elige una de las cartas y la lleva a su mano. Entonces el siguiente jugador repite el proceso. Y así hasta que se agote el mazo.

Cuando esto ocurre se inicia la segunda fase, la de pujas.

Se baraja el mazo de pujas y se muestra una carta. Entonces los jugadores pujan con sus cartas de la mano para ver quién se lleva la carta rifada. Si es una carta de mayorías o de alterar el valor de las mayorías se puja con dinero. Si es una carta de dinero se puja con cantidad de cartas de la mano.

El objetivo del juego es ir alterando unas losetas de color del tablero principal (en Biblios eran dados) para, al final de la partida, entregar puntos de victoria a cada jugador que tenga mayoría de cartas (mayor valor) en  esas losetas de color.

En Biblios cada color (cada dado) otorgaba puntos solamente a quien ganaba la mayoría. En esta edición se dan puntos al primer jugador en la mayoría y la mitad al segundo. Un cambio sutil pero muy interesante.

Estupendo filler que ha vuelto a casa (vendí el Biblios por feo y por ese tema "tan molón" de monjes).

Un acierto de Iello y TCG.


Y hasta aquí mis partidas y descubrimientos de este mes. Un mes flojucho tanto en partidas como en estrenos. Está el mercado saturado de novedades pero poca cosa me chisposa para mi gusto.

Esperando a Pfister...

martes, 12 de octubre de 2021

Essen 2021


Después de la voluntariosa (y contra natura) edición online de 2020 vuelve la mejor feria mundial de juegos de mesa en su formato habitual (si entendemos habitual como formato físico), aunque de habitual va  a tener poco por varias razones. 

En primer lugar hay que destacar que la presencia de editoriales ha bajado considerablemente respecto a ediciones anteriores. Las editoriales americanas han decidido casi de forma unánime no asistir al evento y muchas europeas no van a hacerlo por cuestiones sanitarias, logísticas y sobre todo porque muchos de los juegos que debían presentarse en esta edición corren peligro de no llegar a tiempo por los problemas del transporte de mercancías derivados de la pandemia. No tiene sentido gastar dinero en la feria si no tienes producto que vender.

La ausencia de muchas editoriales ha provocado el descenso del número de juegos presentados: de 1247 juegos listados en la última edición física de 2019 hemos pasado a 488 este 2021.

Se van a exigir medidas sanitarias tanto a los asistentes (acreditar la vacunación o tests previos a la feria) como a los editores que parece ser van a estar más separados en el recinto.

Todas estas circunstancias presentan un evento un poco extraño.

Los años que no puedo asistir a Essen estoy que me subo por las paredes, pero este año quizá me resulte un poco más llevadero quedarme en casa. Si hay un año para no ir a la feria puede que sea este 2021 (esto lo digo con la boca pequeña porque mientras escribo esto estoy empezando a ponerme de mala leche por no poder ir).

A pesar de todo esto la feria presenta algunas novedades interesantes. vamos con ellas.




A primera vista parece que las editoriales han ido a seguro y presentan un montón de expansiones interesantísimas de buenos juegos que han triunfado estos últimos años. A mis estanterías van a ir seguro las expansiones de Arnak, Bonfire, Nidavellir, París (demo) y Maracaibo, y se presenta también la expansión de Paleo, muy recomendable para los jugadores de cooperativos.

Como euros medios me interesan Shinkansen de Llama Dice: juego que ya he probado y doy fe de que es un título super recomendable; Bad Company, un juego de colocación de trabajadores con dados de Aporta Games, que suele ser una garantía de diseños familiares estupendos; Savannah Park de la doble "K" Kramer y Kiesling y finalmente un diseño que no se va a presentar en Essen pero que sí ha asomado en la Gen Con: The Hunger de Richard Garfield, un deckbuilding de carreras con temática de vampiros.

Pocos fillers veo este año que me llamen aunque seguramente me traería para casa TEN (un forzar tu suerte) y Art Robbery de Reiner Knizia un juego de gestión de mano y "take that".

En el apartado para jugones me quedo con más títulos.

Boonlake sería compra segura (a ciegas) por ser de Pfister. Golem me apetecía mucho pero se me ha desinflado un poco, así que antes de comprar me gustaría sentarme a probarlo.  Origins, Hippocrates y Settelement serían apuestas personales que probaría antes de traerme a casa.  Ark Nova y Bitoku van a ser probablemente los dos titulos más calientes de la feria. Ark Nova lo tengo un poco en cuarentena por los ocmentarios que lo asemejan a Terraforming Mars pero aún así tengo ganas de probarlo. Y Bitoku es sin duda el título que más me ha motivado en los últimos tiempos. Ya le he echado cinco partidas y sólo puedo decir que tengo ganas de otra y otra...

En fin, otro año más sin ir a la feria por culpa de la pandemia. Voy a intentar no asomarme mucho a las redes sociales a partir del jueves para no hacer mala sangre.

Echaré de menos esas caminatas que te dejan agotado, los reencuentros con jugones de todas partes, los saludos de desconocidos que te conocen por el podcast o el blog, comprar juegos a porrillo, las cenas, las partidas, el ambiente...

Joder, ya me he puesto de mala leche. 

martes, 5 de octubre de 2021

Partidas septiembre 2021

 


Buen mes de juegos este septiembre. 117 partidas a 26 juegos diferentes y 6 descubrimientos que pasamos a comentar. 

Además, hemos logrado el objetivo de sentarnos a jugar todos y cada uno de los días del mes.


Spicy

Fillercito que actualiza el mentiroso de toda la vida. 30 cartas de cada una de las 3 especias numeradas del 1 al 10 (3 veces cada palo). El que inicia el turno juega una carta boca abajo, canta el palo y el número que supuestamente ha colocado ahí, y arrastra con el palo. Uno tras otro, los siguientes jugadores, deben superar el número del mismo palo que el anterior jugador colocando otra carta boca abajo encima de las jugadas previamente. La gracia está en que no tienes por qué decir la verdad (procurando que no te pillen, claro).

En el momento en que alguien te reta, acusándote de mentir, el acusica debe decir si mentiste en el palo o en el número. Si te pillan robas dos cartas y el que te pilló se lleva todas las cartas jugadas hasta ese momento (cada carta un punto). Si te acusan injustamente o yerran en la mentira (palo o número) ese jugador roba dos cartas y tú te llevas los puntos.

Si alguien se queda sin cartas y no es desafiado obtiene un trofeo que equivale a 10 puntos.

Sencillo y adictivo. El típico filler para llevar a un viaje con amigos y echarte unas risas.



Shinkansen: Zero Kei

El nuevo juego de Llamadice y Ludonova. Tanto la mano de los diseñadores como la producción y el buen gusto de la editorial se notan en el diseño. 

Cuando te explican el juego parece que vas a jugar una sosería plana e insípida, pero luego... hay amigo, luego hay una colaboración necesaria y una jodienda obligatoria que molan muchísimo. 

Sencillo peso medio con más chicha de lo que parece y una muy buena opción para adquirir un familiar con interacción interesantísima.

Buen juego.


Claim Kingdoms Royal Edition


Juego de losetas (cartas en este caso) de mayorías. Ya había jugado el Claim Kingdoms original que resultaba divertido pero que cojeaba en algunos detalles.

Esta reedición/reimplementación pule las carencias del anterior añadiendo más razas y sobre todo unos mapas que le dan una pizquita de interés a dónde y cómo colocar.


No es el juego definitivo de mayorías pero sí un familiar semi-filler muy apañado con altas dosis de azar (en casa lo mitigamos permitiendo tener dos cartas en mano en lugar de una). 



Almanac: el camino del Dragón

Juego familiar con una mecánica esencial, nuclear, de colocación de trabajadores pues en cada una de las seis rondas que se van a disputar lo único que debes hacer es colocar tus meeples (de 3 a 6) en las diferentes casillas de acción. Esas casillas permiten hacer cosas básicas: coger recursos, venderlos, cumplir contratos, coger nuevos o ampliar tus caravanas.

Visto lo esencial de las mecánicas la gracia del diseño está en que el juego trae un libro, que actúa de tablero, en el que hay 17 localizaciones de las que sólo visitaremos 6 en cada partida.

Cada una de estas localizaciones presenta un mapa diferente y unas normas de colocación diferentes. Así, tenemos una especie de 6 mini partidas en las que debemos intentar optimizar nuestras acciones.

Al final de ronda se puja por ser el guía, jugador inicial, que será quien tenga ventaja en un evento y, sobre todo, decida a qué localización se va a viajar en la siguiente ronda. 

Para mi gusto Almanac es un estupendo juego familiar que se puede jugar con la familia pero que (a pesar de su poco peso) no va a aburrir a los jugones.

Como pega quizá indicar que las partidas duran algo más de la cuenta y que es un juego que hay que dejar respirar más de lo normal porque las mecánicas son muy básicas y se puede quemar pronto.

.Aún así una buena adquisición y mis tres partidas han sido tres hermosuras.


Dinosaur World

No había jugado a su primo hermano Dinosaur Island, pero me he informado y este Dinosaur World es muy similar a su predecesor pero sin la mecánica de los gamberros que te pueden salir en la bolsa.

Juego de colocación de trabajadores muy molón que me ha entusiasmado y que se va a venir para casa con mucha probabilidad.


Bitoku

Y si Dinosaur World me ha entusiasmado, Bitoku me ha flipado.

Juego de colocación de trabajadores con un peso medio-alto (similar a Marco Polo) en el que para mi gusto destacan 3 aspectos.

1) La estupenda producción en la que se nota la mano de David Esbrí: caja a petar y componentes de calidad superior (ojo a esos tableros de dos capas troqueladitos para las losetas y al grosor del cartón).

2) La sencillez (que no simplicidad) de normas que contrasta con la cantidad de opciones que nos va a ofrecer el diseño. En tu turno sólo puedes hacer tres cosas: jugar carta, colocar dado en el tablero central o cruzar el río con un dado colocado previamente. Con esas tres sencillas acciones se abre una descomunal variedad de caminos en los que conseguir puntos de victoria. 

3) La interacción puñetera con el uso de los dados. Se genera una jodienda perversa al estilo Crystal Palace. Es decir, colocar valores altos va a dificultar, incluso impedir, a los demás jugadores realizar las acciones que desean y seleccionar los bonus óptimos.

Si a todo eso le añadimos el toque de carrera por ser el primero en cruzar el río y obtener lo que realmente precisamos nos queda un cóctel realmente ilusionante.

Hacía tiempo que no echaba una primera partida que me generase tantas ganas de repetir y tan buen feeling.

Bitoku va a ser sin duda uno de los triunfadores de Essen y no va a ser de lo mejor del año sin más, creo que va a ser uno de esos juegos que ocupen mi balda de juegos preferidos.

Y hasta aquí las partidas y estrenos de septiembre.,

Octubre ha empezado algo flojete, pero espero mantener la línea.

Seguiremos informando.

lunes, 20 de septiembre de 2021

Novedades mayo-agosto 2021

 


El desgaste por la pandemia, el exceso de estrés laboral y sobre todo la pérdida de mi gata Pisu (21 años como amada compañera de vida) han hecho mella en el blog y han provocado que estos últimos meses hayan desaparecido totalmente las ganas de escribir y asomarme por aquí.

Por suerte las ganas de jugar nunca desaparecen y las partidas son uno de los salvavidas al que agarrarse para olvidar las preocupaciones.

Más vale tarde que nunca así que, como los juegos no caducan (aunque en redes parezca que sí), os muestro los juegos que he descubierto estos últimos meses.

Mayo ha sido un mes aceptable con 88 partidas a 23 juegos diferentes y pocos (3) descubrimientos. 


Pradera

Juego de cartas y colecciones, sencillo y bien cerrado que, con una mecánica central calcada a Quadropolis, nos ofrece una experiencia agradable y con algo de chicha, pero que resulta plano y tremendamente repetitivo, pues las partidas son un deja vu perpetuo.

Juego decente, sin más, que sorprendentemente ha recibido alabanzas bastante importantes, cuando Quadropolis, muy similar mecánicamente, recibió tortas como panes, siendo para mi gusto  muy similar a este Meadow.


Mazescape (Ariadna y Laberinto) 

Innovadores juegos solitarios tipo puzzle en los que deberemos ir doblando y desdoblando un mapa con el fin de lograr conectar dos puntos del mismo sin levantar el lápiz/puntero de madera.

Mazescape es uno de esos pequeños juegos solitarios ideales para llevar en el bolsillo que sustituyen el cuaderno de autodefinidos o sudokus. 

No es de mis solitarios ligeros preferidos (señor Cabezarepollo, Limes, Isla animal...) pero es original y puede encajar para quienes os guste jugar en solitario a pasatiempos ligeros.


Wild Space Encounters

Expansión para el filler de combos Wild Space del que podéis ver la reseña aquí.

La expansión aporta cosas muy interesantes que le dan chispa y un puntito de vitalidad al juego base, sobre todo para los que lo hemos quemado.

Un nuevo recurso nos permitirá contratar potentes alienígenas para nuestra tripulación que se reclutan de un mazo diferente al mazo de robo.

Pequeña, sencilla y barata, pero con una aportación interesante. Buena expansión que hay que comprar si amáis el juego base como un servidor.

Parece que Tranjis no la va a editar y es extraño porque, a menos aparentemente, el juego pareció ser un éxito de ventas. Quizá no.

Tras un aceptable mes de mayo, junio ha sido hasta la fecha el peor mes del año con sólo 55 partidas a 23 juegos diferentes y 3 novedades que os comento. 


Feuville

Juego muy familiar, casi infantil que no arranca y al que le falta bastante para alcanzar el aprobado. Colocación de trabajadores, selección de losetas con tirada de dados, no llega a un nivel decente. Y encima ilustrado por Lohausen. Enough is enough.

Nidavellir

Selección simultánea, pujas y colecciones Nidavellir es un juego que lo ha petado en casa y al que le hemos dado muchas partidas. Sabor clásico para un familiar medio, casi filler, con un toque original en cuanto a la "construcción-mejora de monedas".

Sencillo pero con chicha, estamos ante un juego nada pretencioso con sabor clásico pero con un punto de originalidad bastante molón.

A punto de llegar a las tiendas su primera expansión, veremos si ésta le da un plus para quienes lo hemos jugado mucho o bien estropea esa sencillez y frescura que es lo que hacen de Nidavellir un juego agradable, asequible e interesante que cumple sobradamente con el público al que va dirigido.


Obsession

Juego de cartas con un poco de construcción de mazo, otro poco de colocación de trabajadores, un toque de colecciones y un mucho de gestión de mano, cuyo reglamento realmente invita a huir en dirección contraria (no por su complejidad, sino porque parece que sea una enciclopedia por fascículos).

Superada la pereza por el reglamento nos queda un juego que se explica en diez minutos y que ofrece partidas muy divertidas y con chicha en la gestión de tus cartas (siempre falta una carta o el meeple adecuado para poder hacer todo lo que quieres hacer).

No paro de leer en redes lo temático que es, aunque yo sólo me atrevería a decir que el tema está bien pegado. Otra cosa es que el juego sea temático (con ese criterio es temático hasta Bonfire).

Aunque es más feo que Picio y el aspecto gráfico es bastante espartano, la calidad de los componentes es excelente y una cosa compensa la otra. O no. 

Como decía, superada la barrera del desordenado reglamento, encontraremos un juego sencillo y con chicha que no me atrevería a recomendar a todo el mundo.

Tras el triste junio, en julio hemos remontado un poco: 108 partidas a a 25 juegos diferentes con 5 novedades interesantes.


Kulami

Maravilla de juego abstracto para dos jugadores. Tres normas y un juego para darle al coco. Lo que debe ser un juego abstracto bien hecho. Lo explicas en 5 minutos, lo juegas en 25 y quieres echarte otra al acabar.

Excelente producción y un precio más que razonable.

Gran compra.


Schotten totten

Juego original semilla de Battle line.

Poco que decir de este clásico para dos jugadores. Es un juego fantástico en todas sus ediciones aunque las ilustraciones de ésta de Iello de 2020 no me gustan demasiado, prefiero la edición medieval de GMT de 2017.


Merlin

Juego raro de Stefan Feld porque no tiene minijuegos sino un rondel sobrio y directo para hacer acciones diferentes fuera del tablero 8ahí si es algo Feld). No me parece un juegazo, pero tampoco la mierda que han dicho algunos. 
Un juego aceptable y bien cerrado que, al parecer, gana con las expansiones.

Le falta trempera y ciertamente hay centenares de juegos mejores que éste, pero tampoco está en el pelotón de cola. Por los 50 euros que piden los chorizos de Queen no lo compraría nunca, ahora bien, por los 12 que valía de segunda mano (y al final me lo acabaron regalando) estoy contento con mi adquisición y ya le he echado tres partidillas.

No sé si se quedará en casa. Probaremos las expansiones antes de decidirnos.


Magic the Gathering: Forgotten Realms

Tras Kaldheim y Strixhaven llega el crossover de Magic the Gathering y Dungeons & Dragons. Esta colección sustituye a la colección básica de Magic en 2021 y aporta la nueva mecánica de las mazmorras.

El sellado de esta colección es divertido (para mi gusto más que las básicas ordinarias, que detesto) pero fuera del sellado aporta pocas mecánicas jugables y pocas cartas pepino.

Tras jugar la primera presentación oficial en años, prefiero el molón regreso a Innistrad que saldrá a tiendas en unos días. Vampiros y Hombres Lobo molan mucho más.


Gran Austria Hotel. Let's Waltz

Cuando anuncian una expansión para un juego tan pepino como GAH hay que asustarse un poco porque puede ser el requetepepino que eleve el juego al Olimpo o bien el timo del tocomocho que aporte menos que Hazard a la delantera del Madrid.

Pues bien, Let's Waltz es una expansión que viene a ser el lo que el cerdo en la cocina: se aprovecha todo. Expansión modular en la que todos los módulos aportan algo interesante. 

Tenemos una expansión modular que cambia el orden de turno y ofrece una acción alternativa en lugar de coger un dado (y te pude salvar el culo en lugar de humillarte pasando y volviendo a tirar. Sí, ocurre. Sí, me ocurre).

Tenemos la expansión de los VIP, personajes que utilizaremos solamente un turno pero que, bien explotados, pueden generar una orgía de combos sorprendente.

Tenemos también el módulo de los hoteles especiales que aporta asimetría y diferente inicio para cada jugador, así como una habilidad especial, que funciona como las familias de Lorenzo il Magnifico.

Y por último tenemos el módulo principal del baile en el que podremos enviar nuestros huéspedes al baile en lugar de alojarlos en las habitaciones. Cada salón de baile (3) podrá darnos (o quitarnos) puntos al final de cada una de las tres rondas.
Este módulo aporta un nuevo recurso, el cava, necesario para enviar a los huéspedes a bailar.

La primera partida con todos los módulos abruma y te da la sensación de chochazo total, caos y sobre complicación innecesaria. Pero con un poco de paciencia te das cuenta de que aporta muchísimo y que todo tiene un sentido y está bien equilibrado.

Gran expansión que aporta nuevas y múltiples opciones.


Agosto ha sido un excelente mes lúdico con 155 partidas a 39 juegos diferentes y 7 descubrimientos.

Además, ha sido el cuarto mes del año en el que me he podido sentar a jugar todos y cada uno de los días del mes a echar una partida.


Botanik

Juego de losetas "a la" Splendor o Ankhor  para dos jugadores(Pauchon es uno de sus coautores y se nota mucho su deje).

Filler sencillo y original que os puede funcionar si os gustan los fillers que suele diseñar Pauchon.

El juego además, está muy bien producido.


Douro 1872

Pseudo plagio de segunda división de la obra maestra Land Unter. Un juego feo como el demonio que "se inspira" profundamente en el clásico de Dorra, pero que no le llega ni a los tobillos.

Regulero, no es un adefesio, pero hay fillers mejores y más originales.



The Magnificient

Sólo una partida que resultó una mala experiencia porque no entendí bien el funcionamiento de una mecánica y me frustré. Creo que es un buen juego, pero que no es para mí porque los diseños que tienen ese componente espacial se me dan como el culo y me desesperan.

Le daré una segunda partida gustosamente para ver si me hace click, pero a priori no está hecho para mí.

Seguiremos informando.



Mundodisco Ankh-Morpork

Juego descatalogado del que no se va ver reedición alguna con este nombre y temática por el tema de los derechos de la obra de Pratchett. Se pagan auténticos pastizales por este juego cuyo valor lúdico no es excesivo. Supongo que se paga más por la rareza que por la calidad del juego.

El diseño es casi un party game, un festival del caos con gestión de mano y mucho "take that" al estilo Vineta pero con roles ocultos.

Un must para los fans de Pratchett pero muy prescindible para el resto de mortales.



Cubitos

Estrepitoso fracaso personal. En casa ha gustado, pero yo no volvería a jugar esto ni por dinero. Me parece un auténtico coñazo que afortunadamente ya tiene un nuevo dueño que lo va a querer y disfrutar en su morada.

Si ha funcionado con mi familia quizá el problema soy yo, pero Cubitos no, gracias.

No quiero a Bob Esponja en mi casa.


Isla Animal

Micro juego de Scott Almes editado por Salt & Pepper Games.

Juego en solitario con una mecánica muy sencilla pero con un objetivo nada fácil de conseguir. Estupendo micro juego para llevar en el bolsillo y echarte una partida mientras te tomas el café y el croissant de chocolate.

Trae además un par de micro expansiones que le dan diferentes opciones.

Muy apañao.


Nutrias ganadoras

Micro juego de bazas para dos jugadores que funciona realmente bien y que se juega en diez minutillos. 
Además, esa nutria rosa con cara de mala leche es la hostia. Sólo por ella hay que comprarse el juego.


Calaveras de Sedlec

El tercer título de la trilogía veraniega de Salt & Peppers. Este micro juego ha sido sin duda el hit playero de mis vacaciones estivales. Chuminada supina de juego pero que mola muchísimo. 

Partidas de 10 - 15 minutos en las que colocas en mesa una de tus cartas de la mano,  seleccionas carta de las disponibles o te arriesgas a mostrar dos ocultas y quedarte con una (igual no te van bien las dos mostradas). El objetivo es colocar esas cartas en tu pirámide para puntuar al final cada tipo de calavera en función de sus adyacencias y su posición en la construcción.

El juego va de uno a cuatro jugadores y funciona muy bien a cualquier número. en solitario tiene una mini expansión con la que deberemos construir dos edificios en lugar de uno.

Excelente micro juego chorruno que tiene una sola pega para mi gusto (al igual que el nutrias y el isla animal): las cartas no son de muy buena calidad y eso es una cosa que quizá debería revisar la editorial.

Por lo demás los tres micro juegos son recomendables a tope, pero Calaveras de Sedlec el que más, con diferencia.

Hasta aquí el repaso a las partidas y descubrimientos de los últimos meses. 
Después de unas cuantas adversidades superadas espero recuperar las ganas de escribir y poder publicar un par de artículos de opinión que llevan en borrador siglos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...