miércoles, 13 de junio de 2018

Reseña Bunny Kingdom


Autor: Richard Garfield
Publicado por: Devir
Año de publicación: 2018
Duración:45-60 minutos
Número de jugadores: 2-4
Mecánica: draft


Richard Gardfield con un nuevo juego con mecánica de draft y unos componentes conejiles muy molones. Nada podía fallar a priori. Pero la primera partida a Bunny Kingdom me dejó con la sensación de que el juego estaba bien, pero que el azar tenía mucho que decir. Bajonazo.

Así que, a pesar de una primera impresión un poco floja, decidí darle otra oportunidad. 

Os explico qué tal.

Componentes

Un tablero (más grande que el original de Iello para poder contar mejor en las 4 puntuaciones), 144 figuras de conejo en 4 colores, 39 figuras de ciudad muy molonas, 24 fichas de construcción y 182 cartas (más 2 promos que han caído en mis manos).

Todo de una calidad estupenda y que luce como lucen los juegos de producción francesa.

El juego

El tablero muestra una cuadrícula de 10x10 con números en los laterales y letras en la parte inferior y superior. 

Al principio de cada ronda cada jugador recibe 10 ó 12 cartas (depende del número de jugadores). En su turno todos los jugadores eligen simultáneamente dos de esas cartas y las juegan.

Las cartas pueden ser:

- De coordenada: el jugador colocará uno de sus conejos en la coordenada indicada. Cada casilla es un territorio y cada grupo de territorios unido por nuestros conejos es un feudo (un único territorio conquistado también es un feudo).

- De Colono: el jugador coloca donde desee uno de sus conejos y una ficha de colono. Los colonos son okupas que están en ese territorio hasta que alguien juegue esa coordenada y los expulse (salvo si es el mismo que jugó el colono, que se queda el territorio).

- De construcción: en este caso el jugador puede construir una ciudad (de 1, 2 ó 3 torres), un campo de recursos (básico o especial) o una atalaya (un edificio que unirá dos de nuestros feudos). Puedes guardar las construcciones y los colonos para edificar en turnos posteriores.

- De pergamino. Los pergaminos son cartas que no se muestran, se guardan boca abajo, y que darán puntos de victoria al final de la partida si cumplimos determinados objetivos.

Algunos territorios tienen impreso un icono de recurso básico: pescado, madera o zanahoria. Eso significa que ese territorio produce ese tipo de recurso.

A lo largo de la partida podremos ir construyendo ciudades en nuestros feudos. Hay ciudades de una, dos y tres torres.

Además de colocar conejos y construir ciudades, durante el juego podremos construir campos de producción de recursos de lujo que no son los básicos y que también multiplicarán en las producciones.

Pergamino

Tras jugar sus dos cartas cada jugador pasa las que le queden al jugador de su izquierda (en los turnos 2 y 4 al de su derecha) y así hasta que todos se queden sin cartas. Cuando eso ocurre se puntúa la ronda: cada feudo otorga tantos puntos como el número de torres multiplicado por el número de tipos de recurso.

Así, el objetivo del juego es colocar nuestros conejos en las casillas del tablero para crear feudos poderosos con muchas torres y muchos recursos. Todo ello sin olvidar conseguir pergaminos que nos den muchos puntos de victoria al final del juego. 

Como ya hemos comentado, al final de cada una de las cuatro rondas que dura la partida se realiza una puntuación. Cada jugador cuenta todos y cada uno de sus feudos y obtiene puntos al multiplicar el número de torres de un feudo por el número de TIPOS de recurso que produce en dicho feudo.

Tras la última puntuación, la de la cuarta ronda, cada jugador puntúa los pergaminos que ha ido cogiendo a lo largo de la partida: El jugador con más puntos es el ganador de la partida.


Opinión

Con su mecánica de draft pura y dura Bunny Kingdom es un juego frenético y adictivo que se juega en menos de tres cuartos de hora y siempre presenta algún que otro drama a la hora de elegir las cartas que queremos jugar. ¿Me quedo éstas dos que me van tan bien y le paso un caramelo al jugador de mi lado o me quedo alguna de las suyas para joderle aunque yo no pille cacho? En más de una ocasión tienes la mano llena de crema y tienes que elegir qué pasar y, sobre todo, qué quedarte. Otras, las cartas no sirven ni para calzar la mesa, pero tienes que quedarte basura sí o sí. La vida es dura en Bunny Kingdom: a veces todo es maravilloso (demasiado) y a veces da asco (también demasiado). 

En las primeras partidas puede parecer que el juego es tremendamente azaroso. No es así. Es cierto que la suerte influye en la mano inicial que te toca, pero por tus manos van a pasar muuuuuchas cartas. No siempre la opción que parece más evidente es la mejor: coger un castillo muy tocho quizá no te sirva demasiado si tus feudos no tienen recursos y, al revés, construir mucho quizá no te sirva si no tienes muchas torres.

La elección de los pergaminos es crucial: es importante tener muchos, pero más importante aún es tener los que te den muchos puntos. He jugado partidas en las que un jugador con muy pocos puntos (y muy pocos conejos en la mesa) ganaba la partida a base de pergaminos bien elegidos, que le daban chorros de puntos gracias a sus (pocos) conejos.

Las primeras partidas pueden abrumar un poco por la cantidad de cartas de pergamino que tienes que leer, pero en un par de partidas, cuando conoces las cartas, el juego fluye y va como un tiro.

Una cosa que se le critica al juego es la puntuación. Algunos dicen que es un coñazo el recuento al final de cada ronda. Sinceramente no creo que suponga un problema si sabes multiplicar. Pan comido.

El juego está recomendado para niños a partir de 12 años, pero creo que peques espabilados que sepan multiplicar pueden darle más de un meneo a los adultos (y si están aprendiendo a multiplicar, les irá bien para practicar las tablas).

Lo que sí puede ser un hándicap para el juego es que siempre hacemos lo mismo y quizá puede quemarse rápido. No es mi caso tras 12 partidas. 

Otra pequeña pega es que el juego va a 3 ó 4 jugadores. A 2 da el pego, pero tiene una mecánica un poco cutre y que no me acaba de gustar. Cada jugador tiene un mazo de cartas extra y en su turno roba una carta de ese mazo para jugar una y descartas otra.

Bunny Kingdom es, en definitiva, un peso medio plus para familias jugonas, que se juega en un suspiro.

A los que vengáis del Magic y os gusta el draft, como es mi caso, Bunny kingdom os gustará.

No os dejéis engañar por la primera impresión ni por las opiniones radicales que he leído por ahí. Bunny Kingdom no es el juegazo de la década, pero tampoco es "la mierda pinchá en un palo" que muchos comentan. Mi familiar favorito en lo que va de año (y ya llevamos la mitad). Era raro que Richard Garfield pinchase tan estrepitosamente como algunos claman. 

Dadle un par de partidas.

2 comentarios:

  1. Pues si me dicen que la primera opinion positiva que iba a oir de este juego iba a venir del señor Black Meeple no me lo habria creido en la vida, XD.

    La verdad que no lo he probado, tenia bastante esperanzas en este juego, pero estaba en una tienda jugando al Food Chain mientas hacian una demo del Bunny kingdom y la gente que lo probaba no salia muy contenta, asi que me forme una opinion negativa y ya no he querido acercarme a el.

    Visto lo visto tendre que probarlo para salir de dudas, que ademas hay una copia abierta en la tienda.

    Pregunta, teniendo ya el smallworld como ves de compatibles ambos juegos en la misma ludoteca?, hablando de juegos de control de area para jugar con la family por supuesto.

    Por cierto, tienes que agenciarte un Die quacksalber von quedlinburg para jugarlo con la familia, desde que lo probo mi crio y mi señora estan locos con ese juego.

    Salu2 figura!

    ResponderEliminar
  2. Buenas

    Smallworld y BK son diferentes. Smallworld lo petó con mi hijo en su momento. Pero no creo que se excluyan pq Smallworld se parece poco a cualquier juego.

    Y joder, con lo mal que estoy de hype me hypeas con este Die Quacksalber von Quedlinburg. Tiene buena pinta. Pero sólo tiene edición alemana y sólo está en Philibert...

    Gracias!!! (Maldito!!!!!)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...